Jueves, 16 de agosto de 2018
Béjar al día

Abejarock tendrá este año un Punto Violeta

BÉJAR | El festival contará con un espacio libre de agresiones sexuales, ubicado en la entrada del recinto ferial, para atender, informar y ayudar a mujeres víctimas de agresiones sexuales

Amdeve gestionará un Punto Violeta en Abejarock

En los últimos años, la sociedad ha visto cómo la presencia de abusos y agresiones sexuales ha ganado visibilidad en algunas fiestas patronales, festivales y grandes eventos, por este motivo Béjar tendrá en el festival Abejarock un Punto Violeta.

La Asociación de Mujeres Deobriga Vetonum (Amdeve), en colaboración con la Federación Stop Violencia Sexual y Asistencia a Víctimas de Violencia Sexual y de Género (Adavas) han mantenido una primera reunión de coordinación con representantes de Policía Nacional, Guardia civil y el responsable de la seguridad privada, en la que se ha acordado el protocolo de actuación.

El día del festival, desde las siete de la tarde hasta las 4:30 h de la madrugada, un total de 15  socias de Amdeve y varias voluntarias atenderán el Punto Violenta, ubicado en la entrada del recinto ferial. Este grupo recibirá una formación específica en  una jornada de formación, a cargo de la representante del programa de prevención y formación en materia de violencia sexual e igualdad de Stop Violencia Sexual en Adavas Salamanca, dirigida a organizar el protocolo de información, orientación, acompañamiento y actuación, en caso de posibles agresiones sexuales durante el evento.

Desde Amdeve existe un compromiso claro hacia la promoción de la igualdad y hacia la prevención de la violencia de género en Béjar y esta iniciativa  se suma al trabajo que se viene desarrollando desde la entidad, hace ya más de 25 años en el municipio.

Puntos Violeta espacios de apoyo e información

Los Puntos Violeta son espacios, generalmente gestionados por colectivos feministas, que cuentan con el apoyo de la organización, en los que se atiende, informa y ayuda a víctimas de cualquier tipo de agresión. Los organizadores de festivales no son ajenos a esta problemática. Por eso, tratando de salvaguardar la integridad de las personas asistentes, además de contar con seguridad privada y sistemas de control de aforo en tiempo real, están empezando a integrar protocolos en caso de violencia machista.