Martes, 16 de octubre de 2018

Los hipotecados de Castilla y León se ahorrarán 12 euros al año con el euríbor de julio

El indicador al que están referencidas la mayoría de las hipotecas avanza hacia terreno positivo ante la previsible subida de tipos en 2019

Un cartel en el escaparate de una entidad bancaria. / ALEX PIÑA

Los titulares de préstamos hipotecarios de Castilla y León serán los quintos del conjunto autonómico que menos se ahorrarán con el nuevo euríbor de julio, con doce euros al año, frente a los 23 de los madrileños. Es precisamente Madrid la región en la que los hipotecados se beneficiará más de la variación del euríbor en julio, mientras que Extremadura, se sitúa en el lado contrario, ya que quienes firmaron un préstamo en esta autonomía serán los que menos ahorrarán en sus hipotecas pese a la rebaja del indicador, informa El Norte de Castilla.

El euríbor a doce meses, la referencia que más se utiliza para el cálculo de las hipotecas en España, cerró julio en -0,180 %, su trigésimo mes consecutivo en negativo, desde que en febrero de 2016 terminara por primera vez por debajo de cero. Aunque el euríbor subió levemente respecto al mes anterior (-0,181% en junio), si la tasa de julio se compara con la de hace un año (-0,154%), el ahorro en términos generales para las hipotecas es de unos 16,5 euros anuales.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el importe medio de una hipoteca para la compra de vivienda era de 119.613 euros en julio de 2017, con lo que, una vez aplicado el último euríbor más un diferencial de un punto, la cuota de un préstamo por esa cantidad a 25 añossería de 441,1 euros, frente a los 442,5 euros de hace un año. De esta manera, la hipoteca media en España se reduciría 1,39 euros al mes, o 16,68 euros al año.

El importe medio de las hipotecas oscila desde los 165.113 euros en Madrid, el más elevado, a los 77.461 euros de Extremadura, el más bajo. En Castilla y León, es de 86.169 euros de promedio.

El euríbor avanza hacia signo positivo ante la previsible subida de tipos por parte del Banco Central Europeo (BCE) en 2019. Las señales en tal sentido que brinda la extinción a finales del presente ejercicio del plan de compra de deuda por parte del supervisor comunitario –extendido al último trimestre, aunque a la mitad de los 30.000 millones mensuales anteriores– azuzan la mejora del indicador.