Sábado, 24 de agosto de 2019

Seis sueños

Six dreams es el título que los de Amazon han puesto a su primera serie documental producida en colaboración con La Liga y Mediapro. Son seis capítulos de una hora que me he visto de una sentada. Seis horas. Así, del tirón. Y se me han pasado volando.

La serie es una especie de Gran Hermano en libertad con seis profesionales de la industria del fútbol como protagonistas. Durante toda una temporada, la 2017-18, les siguen dentro y fuera de su peculiar trabajo. Tres jugadores de fútbol con perfiles muy llamativos: Guardado, capitán de la selección mexicana que a los 31 años acaba de llegar al Betis con la intención de ir al mundial de Rusia en las mejores condiciones; Williams, un canterano negro del Athletic con unos orígenes muy humildes y Saúl, del Atlético de Madrid, un joven profesional que está a punto de dar el salto para convertirse en estrella muy a su pesar. Los otros tres papeles principales se los reparten la presidenta del Eibar, Amaia Gorostiza, de la que es imposible no enamorarse por su capacidad de empatía, su sentido común y su manera de entender el fútbol que es la vida; el director deportivo del recién ascendido Girona, Quique Cárcel, que es un ejemplo de humildad, entrega y sinceridad dentro y fuera del trabajo y el entrenador del Sevilla durante los primeros meses de la temporada Eduardo Berizzo, al que a lo largo de la serie, le descubren una terrible enfermedad de la que se cura y, tras su curación, es despedido de su empresa. Durísimo.

Las seis historias se van entretejiendo en un tapiz espectacular con imágenes sorprendentes para los aficionados a este deporte. Las cámaras entran a los vestuarios, a las reuniones del consejo de administración, a los despachos, a las ciudades deportivas, a los aviones, a los hoteles, a las casas y coches de los seis actores principales que, en ningún momento, miran a cámara. Es un documental puro. Y, para llegar a los que no son seguidores de la Liga o a los que no les guste el fútbol, van apoyando con infografías sobrias y elegantes el contexto en el que nos movemos. Datos sobre la ubicación de las ciudades en el mapa de España, el número de habitantes, las características principales de cada club, de cada personaje. No sólo de los protagonistas. También hay secundarios. Y hasta algún malvado. A mi mujer, que no es futbolera, le ha encantado.

No sé si ha sido suerte o qué, pero lo cierto es que las historias se entremezclan como si hubiera habido un imposible guión prefijado. El entrenador del Sevilla acaba entrenando al Athletic; uno de los futbolistas franquicia del Eibar recala en el Betis; a Williams le renueva el Athletic su contrato y Saúl asiste a lágrima viva a la despedida de su referente y amigo Fernando Torres -uno de los secundarios- y juntos acaban ganando la Europa League ese año. El Real Madrid y el Barcelona aparecen en su sitio, lejos, como dos equipos que juegan su propia Liga estratosférica de ídolos y sueldos millonarios. El hijo de Guardado aprovecha para hacerse una foto con Messi y la presidenta del Eibar para entregarle un recuerdo a Florentino Pérez. 

Maravilla de serie documental. Obligatoria para futboleros y para amantes de las series. Un disfrute para la vista con cortinillas de travelling cenital espectaculares y una infografía de situación temporal muy de videojuego que ayuda a ubicar perfectamente el momento en el que se encuentra cada uno de los equipos en los que trabajan los seis protagonistas. 

Que la veáis, que os va a encantar. A pesar de que hayan puesto un absurdo título en inglés para referirse a seis equipos españoles con seis protagonistas que sueñan en la lengua de Quevedo. Que viva el fútbol y que viva el cine documental. Gol. Uy. Ya queda menos para la segunda temporada que está a punto de comenzar.