Miércoles, 21 de agosto de 2019

¡A Pedro ni agua!

Pues para el año que viene nos hemos quedado “sin techo”. El Congreso de los Diputados ha tumbado la propuesta del Gobierno de incrementar el techo de gasto[i], por tanto Administración Central, comunidades y ayuntamientos renunciarán a 6.000 millones de euros para invertir en gasto social. Y es que la sombra del Partido Popular (PP) y el independentismo es alargada.

 

El incremento del techo de gasto anhelado por muchos ha saltado por los aires desde la derecha y también desde la izquierda. Un duro golpe para un casi recién estrenado gobierno socialista. Tal vez la consigna, compartida desde ambos flancos del espectro parlamentario sea: A Pedro Sánchez, ni agua. ¿El motivo? El próximo año hay elecciones y los intereses de partido se anteponen a los de los ciudadanos.

 

Que el incremento de gasto social, en detrimento de la reducción del déficit público, no ilusione al PP es comprensible, pero ¿y el resto de partidos? ¿y sus “socios” en la moción de censura?

 

Albert Rivera en un nuevo – ya son demasiados – giro especulativo, se suma al PP tras anunciar a bombo y platillo, tras votar en contra de la moción de censura, que rompía su pacto de gobierno con dicho partido ¿sabrán algún día los votantes de Ciudadanos dónde quiere ir su líder, su consejo general y su comité ejecutivo? Debe ser cierto eso de que la política hace extraños compañeros de cama, porque a los votos en contra de PP y Ciudadanos se unieron Bildu, Unión del Pueblo Navarro, Foro y Coalición Canaria. Un esperpéntico camarote de los Hermanos Marx .

 

Pero si el camarote del NO es peculiar, el camarote de la abstención - Unidos Podemos, Compromís, ERC, Nueva Canarias y PDeCat – es desconcertante y algo sospechoso. Les resultará difícil explicar su postura, tanto a sus votantes como al resto de los españoles. Los grupos catalanes partidarios de la independencia han privado a los ciudadanos de Cataluña de varios cientos de millones de euros para incrementar el gasto social. Unidos Podemos, que desde siempre defendió el aumento de este tipo de gasto anteponiéndolo a las exigencias de Bruselas, dice que la propuesta de Sánchez es insuficiente, porque ellos querías más del doble, pero con su abstención ahora será CERO. Su postura parece ser la de para que se joda el sargento no como rancho. No comes rancho tú pero tampoco muchos miles de ciudadanos que pudieran haberse beneficiado del incremento y se han quedado sin techo. Curiosa la estrategia de los morados. ¿Y los de Nueva Canarias? Sin comentarios, siempre “al sol que más calienta”, como buenos isleños.

 

Sánchez se queda sólo, sólo ante el peligro, mientras España está de vacaciones. Aun así sus leales le apoyan. "Pedro representa el valor y la audacia perfectamente calculados. Sabe lo que quiere y eso es siempre una garantía. No lo va a tener fácil y lo sabe, pero resistirá. Es un superviviente nato", afirmaba Margarita Robles, saliendo en su defensa como corresponde a una buena Ministra Defensa.

 

Cierto es que Sánchez fue El Renacido, cuando su partido le condeno al ostracismo[ii] y que como Ave Fénix resurgió su cenizas para alcanzar la Jefatura del Gobierno. Veremos si ahora como superviviente nato, como encarnación de Ulises, que logró escapar de la Guerra de Troya y finaliza su travesía, para lo que tuvo que vence la terrible amenaza de las Escilas del NO y las Caribdis[iii] de la abstención.

 

En algún sitio leí que “Es mucho más fácil criticar a los que mandan que mandar a los que critican”. Y así es.

 


[i] Es la cantidad que pueden gastar las distintas administraciones sin tener en cuenta el desembolso de intereses por la deuda pública

[ii] En la Grecia antigua, aislamiento voluntario o forzoso de la vida pública que sufre una persona, generalmente motivado por cuestiones políticas.

[iii] Monstruos marinos de la mitología griega situados en orillas opuestas de un estrecho canal de agua, que destrozaban los barcos que trataban de cruzar. La frase «entre Escila y Caribdis» ha llegado a significar el estado donde uno está entre dos peligros y alejarse de uno te haría estar en peligro por el otro, y se cree que es la progenitora de la frase «entre la espada y la pared».