Viernes, 21 de septiembre de 2018

Esperando soluciones para el Sáhara

Y van 43 años de la invasión de Marruecos y Mauritania en el Sáhara Occidental y con el nuevo Gobierno todos esperamos se tomen medidas para sacar al pueblo saharaui del inhóspito desierto y que se les reconozca su gobierno el Frente Polisario como el único representante del pueblo saharaui, y que España asuma sus obligaciones para con la legalidad internacional, votando en la ONU para que se lleve a cabo el referéndum de autodeterminación que permita a los saharauis desarrollarse como pueblo en sus territorios de los que fueron expulsados injustamente.

Desde el reparto de África en la Conferencia de Berlín en 1885, El Sáhara Occidental es territorio de España, siendo en 1958 cuando pasa a ser una provincia española.

En Mayo de 1975 una comisión de la ONU visita el Sáhara, recordándole a España sus obligaciones para con el pueblo saharaui y su derecho a la autodeterminación, ratificado poco tiempo después por el Tribunal Internacional de Justicia de la Haya.

Es en Noviembre de 1975, cuando tras la “Marcha Verde”, son firmados los vergonzosos “Acuerdos Tripartitos de Madrid”, por los que se le concede a Marruecos dos tercios del territorio y a Mauritania un tercio. Se les concede la administración pero no soberanía.

Familia Minatu

 

Estos acuerdos no son legales pues se firmaron a espaldas de las Cortes y en contradicción con el art. 53 de la Convención de Viena, y el art. 73 de la Carta de Naciones Unidas.

Dicho art 73 dice: Los estados que tengan o asuman la responsabilidad de administrar territorios cuyos pueblos no hayan alcanzado todavía plenitud de Gobierno propio se obligan, A) a asegurar el justo tratamiento de dichos pueblos y su protección contra todo tipo de abuso; B) a desarrollar el Gobierno propio, a tener en cuenta las aspiraciones políticas de los pueblos y a ayudarlos en el desenvolvimiento progresivo de sus libres Instituciones políticas…

Y es cuatro días más tarde, el 18/11/1975, cuando Las Cortes Españolas elaboran un proyecto de descolonización (BOE. 20/11/1975) donde se dice que: “España mientras no se dé un referéndum de autodeterminación, según las leyes internacionales, sigue siendo la Potencia Administradora del Sáhara.

Y es el 27/2/1976, cuando el ejército español abandona el Sáhara, y ese mismo día el Frente Polisario proclama la RASD en Bir Lelu, acto seguido Marruecos lo invade a sangre y fuego con Napalm, Fosforo Blanco y Bombas de Racimo, echándolas sobre la población que huía hacia el desierto argelino, sobre esa población indefensa, sobre esas madres que llevaban a sus hijos en brazos y de la mano.

En Dajla

 

Y ahora Marruecos ha construido el muro, llamado de la “Vergüenza”, de más de 2720 km. Sembrado con más de 10 millones de minas antipersonas, (prohibidas por todas las Convenciones). Dedicándose a violar los DD.HH, y a explotar todos los recursos del Sáhara, como los fosfatos de Bu-krá, los bancos de pesca, los minerales y el gas.

 ¿Y que hace España ante esta salvaje tropelía?, mirar para otro lado, cuando hay más de doscientos mil saharauis en la “hamada”, en los Campamentos de refugiados del desierto más inhóspito y pedregoso del mundo, sufriendo hambre y padeciendo enfermedades.

Yo espero que con el nuevo Gobierno en España se ocupe en la ONU de hacer que se lleve a cabo ese referéndum de autodeterminación para que los saharauis puedan volver a su país del que fueron injustamente expulsados.

Hay algo que no se puede tener en el olvido y son las mujeres saharauis, sería imposible el mantener a esta población si no fuera por la gran aportación de las mujeres saharauis, ellas se ocupan de la familia y también de la organización de la vida cotidiana que no es fácil, ya desde que alumbra el día están cuidando a las cabras, llevándole las sobras de la comida y agua, de preparar a los niños para ir al colegio lavados y peinados, de preparar la comida, ir al Marshal, especie de mercadillo.

Y a nivel institucional, se ocupan del reparto de alimentos a las familias, los temas de Sanidad, de Educación, de la política, pues hay mujeres Ministras.

Farsía con nubes

 

Quiero acabar este artículo con unas palabras del Ché Guevara: “En la tierra hacen falta personas que trabajen más y critiquen menos, que construyan más y destruyan menos, que prometan menos y resuelvan más, que esperen menos y den más, que digan mejor ahora que mañana”

                                                             Andrés Barés Calama.