Lunes, 24 de septiembre de 2018
Ciudad Rodrigo al día

El pantano del Águeda, bajo mínimos

CIUDAD RODRIGO | La situación está causando perjuicios a regantes y a usuarios de las zonas de baño

El pantano del Águeda se encuentra en estos momentos bajo mínimos, tras sufrir una progresiva reducción del agua embalsada a lo largo de las últimas semanas. Concretamente, el pantano ha pasado de tener a principios de mes –el 4 de junio- 20 hectómetros cúbicos de agua embalsada (estuvo al 89,2% de su capacidad) a llegar a contar a primera hora del jueves con sólo 2,08 hectómetros (el 9,3% de su capacidad).

En las últimas horas, el pantano ha empezado a recuperar un poco de agua embalsada, subiendo a 2,27 hectómetros el jueves y a 3,02 hectómetros (13,5%) a las 16.30 horas de la hora de comer del viernes.

Aunque no podemos confirmar la causa oficial (no fue posible obtener vía telefónica una respuesta de la Confederación Hidrográfica del Duero a lo largo de la mañana del viernes), según la información que ha llegado hasta la Plataforma Riberas del Águeda este desembalse masivo de agua tendría como objetivo realizar una serie de reparaciones en la presa.

Desde la misma Plataforma Riberas del Águeda critican que esta intervención se realice justo en este momento, ya que “va en perjuicio tanto de los regantes como de los usuarios de las zonas de baño”. Por un lado, y como confirma un regante de la Margen Izquierda que había pedido regar este viernes, de momento no puede hacerlo: “la compuerta que utilizamos para regar se ha quedado colgada; apenas sale agua”.

Y por otro lado, los usuarios de puntos como La Pesquera en Ciudad Rodrigo han empezado a  encontrar el agua mucho más turbia, con lodo, algo lógico teniendo en cuenta que está saliendo de la parte más baja del pantano. Como apunta un lector: “tela marinera el chocolate que están echando por abajo”.

Al tener el pantano tan poca agua, ha descendido el caudal del río aguas abajo, bajando a su paso por Ciudad Rodrigo de 11-12 metros cúbicos por segundo de caudal durante todo el mes de junio a poco más de 6 a primera hora de la tarde del viernes (el jueves por la tarde llegó a contar con poco más de 3).

Según señala José Manuel Jerez, de la Plataforma Riberas del Águeda, la Confederación Hidrográfica del Duero debería haber tenido suficiente “previsión para haberlo hecho antes” y de este modo no interferir en la época plenamente estival.