Sábado, 24 de agosto de 2019

Lobos con piel de pastor

“Pederastia y crisis en la Iglesia católica” es el subtítulo de este gran reportaje publicado en la colección Alternativas de la editorial católica San Pablo. El resultado es una apuesta valiente y periodística que contextualiza con datos, en la historia reciente, en países concretos y con casos sonados, los abusos sexuales y las violaciones dentro del seno de la Iglesia.

El autor es un periodista con una dilatada trayectoria en el mundo de la información cultural, social y religiosa. Juan Ignacio Cortés ha formado parte de las redacciones de Vida Nueva, Mundo Negro y Reinado Social de la que llegó a ser redactor jefe. Durante la última década ha trabajado en Toledo como director de gabinete de la Consejería de Cultura de Castilla-La Mancha, en Madrid para el Círculo de Bellas Artes, en Londres para Amnistía Internacional y en Roma para el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), un organismo dependiente de la ONU. De modo que no es sospechoso de nada que no sea ser un profesional con una trayectoria impresionante y una capacidad de trabajo fuera de toda duda.

En la introducción a este texto -de lectura obligatoria para todos aquellos que tengan alguna responsabilidad en la Iglesia-, el autor escribe: Marie Collins, irlandesa víctima de abusos y hasta marzo de 2017 miembro de la Comisión Pontificia para la Tutela de Menores creada por el papa Francisco, lo describía así: “Las mismas manos que te están dando la comunión se introducen en tu vagina al día siguiente””.

La lectura de sus más de 300 páginas se hace liviana por la experiencia del escritor a la hora de contar historias. Todos y cada uno de los asuntos abordados están plagados de datos y citas que certifican una tarea de documentación admirable. A casi todos nos suenan los casos que se van desgranando y colocando en un mapa y en una cronología que asusta por su cantidad y su frecuencia. El asunto es repugnante y delicado, pero lo es más por sus dimensiones y por el mal comportamiento de muchos y destacados miembros de la Iglesia. Cortés no tiene ninguna duda sobre el papel que han jugado en estos asuntos los tres últimos Papas. Los datos están en su libro.

“Lobos con piel de pastor” aborda “la mayor crisis de la Iglesia católica desde la Reforma protestante”, en palabras de Benedicto XVI. Y no puedo menos que reescribir uno de los párrafos de este increíble gran reportaje para acabar de recomendar una obra imprescindible para comprender la situación de la Iglesia en el mundo: “Cuando el horror se hizo público, los cimientos de la Iglesia en al menos Estados Unidos, Irlanda, Australia, Austria, Alemania y Bélgica se tambalearon, sacudidos por un terremoto brutal (…) la propia Iglesia católica reconoció que más de 6.100 sacerdotes habían sido señalados, de forma creíble, como responsables de crímenes sexuales contra más de 16.000 menores en Estados Unidos. De ellos, más de 500 fueron arrestados y juzgados, y más de 400 ingresaron en prisión. En 2012, la Iglesia había pagado casi 3.000 millones de dólares en todo el mundo para indemnizar a centenares de víctimas de abusos”.

El libro se compone de cuatro partes. En los dos primeros bloques Cortés repasa los escándalos internacionales más sonados antes y después del de la Iglesia de Boston (conocido por la película Spotlight y la investigación periodística del Boston Globe). Una tercera parte repasa los casos en la Iglesia española incluyendo el caso Romanones, el caso maristas y, sobre todo, la falta casi absoluta de datos y la insuficiente respuesta de la Iglesia española en estos asuntos. En la cuarta y última parte del reportaje aborda las posibles causas y efectos de la pederastia y su relación con la homosexualidad y el celibato. El autor, de regalo, incluye dos anexos que ponen la guinda a esta historia de horror y vergüenza envuelta en la excusa de lo sagrado. El primero es una entrevista con Hans Zollner, de la Comisión Pontificia para la Tutela de Menores. El segundo es una guía práctica para denunciar en caso de abuso sexual.

Tras acabar su lectura  son muchas las preguntas que me asaltan: ¿Sucederá en España algo similar a lo que ya ha ocurrido en Estados Unidos, Australia, Irlanda, Bélgica, Austria y Alemania? ¿Cuál será el detonante? ¿Están nuestros obispos al tanto de las directrices del Papa Francisco sobre la tolerancia cero y el apoyo a las víctimas de abusos sexuales? ¿Las ponen en práctica? ¿Se las creen? El autor no ofrece respuestas, pero sí recoge hechos y datos que, contextualizados, dan muchas pistas al respecto. Y no son buenas noticias.

Léanlo y saquen sus propias conclusiones.