Domingo, 23 de septiembre de 2018
Béjar al día

José Carlos Sanz inaugura su exposición ‘Jardines verticales’ en la Cámara Oscura

BÉJAR | El director de las obras de El Bosque presenta su exposición de pintura sobre jardines, podrá visitarse de miércoles a domingo entre las 11 y las 14 h

Inauguración de la exposición de José Carlos Sanz Belloso

Se ha inaugurado en la Cámara Oscura, la exposición ‘Jardines Suspendidos’ de José Carlos Sanz Belloso, arquitecto y director de las obras del jardín de entrada de El Bosque de Béjar y también pintor, una iniciativa de la concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento.

Esta exposición que ha estado durante unos meses en la biblioteca pública de Salamanca de la Casa de las Conchas, podrá visitarse ahora en Béjar, de miércoles a domingo en el horario de apertura de la Cámara Oscura, desde las 11 hasta las 13 h., hasta finales del mes de agosto.

Se trata de una muestra pictórica sobre jardines del humanismo que también se inspira en El Bosque como jardín de referencia en la Comunidad de Castilla y León y en España, un tema ya tratado por otros pintores y artistas plásticos, según manifestaciones del propio autor. Las pinturas contienen imágenes que van desde lo más figurativo a lo más evocador y abstracto. Los jardines que se presentan son imaginarios y no hacen referencia a un jardín en concreto aunque están imbuidos en la idea renacentista que se impone en España, buscando espacios ordenados, armónicos y proporcionados, que complementan edificios importantes o forman espacios autónomos como en el caso de El Bosque.

“En esta exposición lo vegetal y lo verde se relaciona tanto como la práctica profesional con el dibujo y la investigación”

Técnicas utilizadas en el desarrollo de las obras

Según José Carlos Sanz Belloso la técnica utilizada parte de un ensayo publicado por él mismo bajo el título ‘Escritura vegetal’. Sus pinturas se componen con trazos muy pequeños, al igual que algunas enredaderas se desarrollan de una forma muy lenta y como en trenzado, los dibujos no son puntillistas, sino más bien un dibujo hilado o tejido con un sistema de línea continua que aparece y desaparece. Están hechas con pluma estilográfica, con distintos grosores, distintas densidades de tinta y con diferentes colores, empastes y fusiones, con los que se consigue un dibujo con volumen, utilizando también la técnica al agua no como acuarela a pincel sino a línea. La acuarela, se emplea sólo  para crear tonos planos o colores continuos y también para pintar el agua, en referencia a las villas clásicas del Mediterráneo, habituales en Grecia y Roma.

Los colores utilizados por el pintor son los verdes, ocres y grises, el dibujo se va reforzando sucesivamente, dejando espacios más tenues y jugando con el negativo, que hace que los muros aparezcan en blanco utilizando el fondo para crear sensación de volumen.

Sanz señala que son dibujos hechos lentamente y mediante un proceso reflexivo y de ensoñación en el que se van generando ambientes y atmósferas que no son posibles con otras técnicas pictóricas. Con ello se consigue que el visitante de la exposición entre en los espacios recreados y evoque jardines de la niñez, jardines mediterráneos o de casas cerradas con patios interiores llenos de albercas, emparrados, higueras o laureles. Con esta muestra el artista pretende reivindicar la importancia del jardín, no sólo el particular sino también urbano, el monumental y el artístico.

La serie de 34 obras fue iniciada por el pintor el año pasado, por lo que casi todas fueron elaboradas en 2017, aunque recupera dibujos  de otras exposiciones temporales, como de ‘Hortus’ (jardín o huerto en latín) que tuvo lugar en 2016 en el Museo del Teatro Romano de Cartagena.

El autor, su obra y su profesión

La idea de crear estas obras, tiene mucho que ver con la profesión que José Carlos Sanz viene desempeñando en la rehabilitación y acondicionamiento de jardines, labor que inició cuando comenzó a colaborar con un equipo de biólogos y educadores ambientales en proyectos que incluían la presentación a concursos públicos de jardines urbanos y periurbanos, siendo seleccionados por el Ayuntamiento de Santa Marta de Tormes para la intervención en La Isla del Soto, en la que se hizo parte de lo proyectado. También consiguieron la intervención en unos jardines paisajísticos periurbanos de Ávila de más de cinco hectáreas.

A raíz de formar parte del Plan Director de El Bosque, Sanz comenzó a desarrollar una cierta especialización en ajardinamientos históricos con la realización de cursos e investigaciones en jardines históricos de Valladolid y en jardines medievales de Segovia, resultados que fueron publicados. Además realizó una labor divulgativa en revistas digitales, con la publicación de 10 episodios en los que dio a conocer los jardines más interesantes  de la Comunidad Autónoma, entre ellos el de Pedro I en Tordesillas, El Romeral de Segovia, el de la Casa de Alba en Piedrahita y El Bosque de Béjar.

Para José Carlos Sanz las actuaciones de restauración en la actualidad están encaminadas a entender los paisajes culturales en conjunto y no sólo las edificaciones; la jardinería histórica es una labor de continuo estudio y renovación y debe beberse en las fuentes de referencia en España en temas de restauración de jardines, ya que hay pocas personas especializadas. Considera que es necesario conocer cómo Patrimonio Nacional trabaja en los jardines de La Granja, en Aranjuez o en El Escorial y pedir siempre su colaboración en el asesoramiento para la restauración de El Bosque, en el que él lleva haciendo intervenciones desde 2003, sobre todo trabajando en infraestructuras complejas que no se aprecian a simple vista pero que darán al recinto ajardinado un perfecto funcionamiento, poniedo como ejemplo sus sistemas hidráulicos de casi 500 años.

Estado actual de las obras en El Bosque

El Alcalde de Béjar, Alejo Riñones y el concejal de Medio Ambiente, Alejandro Romero, han estado presentes en la inauguración de la exposición de Sanz Belloso. Han señalado que lo que une al Ayuntamiento con el autor de la muestra es El Bosque, en el que se están llevando a cabo obras de rehabilitación del jardín de entrada al palacete dirigidas y proyectadas por él.

Riñones ha mencionado que desde que finalizó el taller de empleo, hace ya más de un mes, todas las obras en la villa renacentista están corriendo a cargo del Ayuntamiento,  con cinco trabajadores, dos canteros y tres peones, así como con la aportación del coste de los materiales. Ha añadido que el día 26 de junio mantendrá una reunión con el Director General de Patrimonio de la Junta de Castilla y León y que será José Carlos Sanz el encargado de realizar el proyecto de intervención en la huerta, que desarrollará el nuevo taller de empleo que está en El Bosque. También ha informado que se está esperando la resolución de  Europa sobre la solicitud conjunta del proyecto transfronterizo entre la villa de Bussaco, la Junta y el Ayuntamiento de Béjar, que si se hiciera realidad permitiría la intervención en el jardín romántico.

El Alcalde ha contestado a las voces críticas que cuestionan las intervenciones en El Bosque alabando al equipo de José Carlos Sanz, que ha señalado que está compuesto por arquitectos, biólogos y paisajistas que trabajan según sus criterios y con el convencimiento de que se está haciendo bien y bajo la supervisión de técnicos municipales y de la Junta de Castilla y León.

Además ha informado que posiblemente la villa renacentista volverá a abrirse a las visitas guiadas el día ocho de julio, aunque no estén terminadas las obras, que se ocultarán y se retirarán los elementos peligrosos, para poder abrir al público el recinto exceptuando el jardín de entrada.