Miércoles, 15 de agosto de 2018

Luz y vanguardias. Salamanca 2018

Hoy da comienzo, un año más, el festival dedicado a la luz y las vanguardias. Un espectáculo para los sentidos, cargado de actividades que se centran en torno a unos 13 espacios de Salamanca y que cuenta como centro neurálgico con algunos de los enclaves más conocidos de nuestro casco histórico: Fachada del Ayuntamiento (Plaza Mayor), Palacio de Monterrey, Fachada de la Universidad de Salamanca,  Catedral Nueva y Convento de San Esteban.

En ellos vamos a poder observar obras relacionadas con los Vítores, el mito de Venus Genetrix, la iluminación mística de la era internet y, cómo no, el concurso que se llevará a cabo en la Plaza Mayor.

En estos espectáculos llenos de color, es la música y los sonidos los que nos hacen sentir que estamos jugando  dentro de las proyecciones. Cada vez que tengo la oportunidad de acudir a algún evento en el que las proyecciones recrean mundos mágicos, pienso en la importancia que tiene el sonido en nuestra percepción de las cosas.

En esta edición veremos los trabajos que entran a concurso de creadores que vienen desde España, Hungría, Italia, Rumanía, Tailandia, Canadá, Austria, México, Colombia y Brasil, y disfrutaremos de las proyecciones de los ganadores de las ediciones anteriores: LIMINAL y Soy del Oeste ZOES.

Además, en otros espacios, podremos asistir a actividades enfocadas a diversos públicos como el Workshop para estudiantes sobre el software libre de creación artística; Processing, la performance de las artistas Marta Verde y Mounqup, la exposición nocturna "LUZAZUL", la exposición ZUL, la propuesta NOLUZ “cenas a oscuras”, La performance gastronómica en la que se cocina con ingredientes como la puesta en escena, la música, el arte, el diseño, la tecnología, la magia o la ilustración, las serie de piezas en pequeño formato que hibridan lo artístico con lo funcional, la proyección en 3D dedicada a la obra del recientemente fallecido Venancio Blanco o Circulatory System.

Desde luego, una propuesta para los próximos días que no podremos rechazar, ya con la llegada de unas temperaturas más primaverales. Hora de salir a la calle.