Viernes, 17 de agosto de 2018

La impotencia del educador

Después de un curso luchando podemos decir que más del 90% de los chicos están cumpliendo sus objetivos académicos, familiares, sociales y psicológicos. Pero siempre hay alguno que está perdido y sin aprovechar las oportunidades en este momento.

A pesar de ofrecerles diferentes opciones para aprobar aprovechando sus cualidades y lo que se les da mejor, a pesar de tener mucho que ganar y los apoyos incondicionales, alguno se niega a rematar el curso y a hacer el último esfuerzo. Pero aquí eso tiene una gran trascendencia, porque esos chicos que temporalmente tiran la toalla optan por fugarse y buscar compañías engañosas que ellos valoran porque les invitan a droga, y se aprovechan de ellos y ellas, sin que ellos lo entiendan así.

No los podemos juzgar porque la mayoría provienen de algún trastorno por estrés postraumático, trastorno del apego, etc. Nosotros seguiremos ahí para cuando ellos estén dispuestos a aprovechar lo que se les ofrece, les exigimos al máximo dentro de lo que la ley nos permite y no somos cómplices de que se arruinen parte de su vida.

Por eso alguno pasará algún tiempo en Zambrana de Valladolid, hasta poder volver aquí a reanudar sus estudios y su plan de vida para integrarse en la sociedad después de un itinerario personal de formación a nivel profesional y humano. Cuando vuelven después de haberse fallado sobre todo a sí mismo, procuramos que nadie se lo eche en cara y puedan volver a intentarlo todas las veces que sea necesario.

En estas fechas después del programa que nos dedicaron en TVE en crónicas, donde varias chicas y chicos que están en el periodo de emancipación contaban su historia de superación. Cuando estamos preparando nuestros barcos de fuego para celebrar otro curso más de convivencia y de esfuerzo colectivo por buscar un futuro adecuado para estos menores. Con las bandas preparadas para hacer una graduación de cada nivel aprobado en la ESO, en el ciclo de grado medio o superior,… Deben estar orgullosos del paso que dan aunque no sea de bachillerato o universidad que también puede ser pero no sería más meritorio.

En estas fechas siempre duele alguno, nos sentimos corresponsables de no conseguir llegar a alguno, de alguna oportunidad aplazada.

La mayoría se preparan para el proyecto de cooperación en Marruecos o para colaborar aquí durante el verano en el hospital de fauna o en varios pueblos haciendo campos de trabajo. Por supuesto también están ansiosos de piscina, camping, excursiones, campamentos y los que pueden regresar con sus familias.

Podemos evaluar un buen curso aunque siguen muchos  frentes abiertos en los que tenemos que buscar nuevos recursos para poder atender mejor a estos chicos que necesitan que se crea en ellos. Buscamos algún concierto más de FPB y sobre todo una regularización y legalización de nuestro aula alternativa para menores de 15 años de cata de oficios y que es alarmante que siga después de más de diez años funcionando sin una solución jurídico administrativa. Es un poco lamentable ver la inoperancia de algunos políticos y la dejadez en algunas ocasiones.