Viernes, 17 de agosto de 2018
Las Arribes al día

Desmienten que se haya aprobado una moratoria para la caza de la tórtola en España

El pasado 23 de mayo el Gobierno votó en Bruselas a favor de la aprobación de un Plan de Gestión y rechazó la moratoria

DEsde el sector cinegético se espera que el Gobierno mantenga el rechazo a la moratoria en España

La Real Federación Española de Caza (RFEC) y la Fundación Artemisan quieren aclarar que es falso que se haya aprobado una moratoria de la caza de la tórtola en España, “a pesar de las informaciones tergiversadas e interesadas que se están lanzando desde diversas entidades en este sentido, más interesadas en la prohibición de la especie que en la recuperación de la misma”, señalan en un comunicado.

Tras haber participado en las reuniones celebradas en Bruselas, la RFEC y Artemisan han constatado que la intención de la Comisión Europea es trasladar a todos los países europeos un Plan de Gestión de la Tórtola que incluye una moratoria para este año, hasta que desde Europa se establezca un Plan de Caza Sostenible para la Especie en Europa.

“Sin embargo –añaden–, esa moratoria no es de aplicación obligatoria y no ha sido comunicado al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente desde la Comisión. Además, ya hay varios países que han anunciado que no van a aceptar esa medida. En el caso de España, dado que el pasado día 23 de mayo el Gobierno votó en Bruselas a favor de la aprobación del Plan, pero también rechazó la moratoria, debe ser consecuente con aquella postura y continuar con una posición contraria a esa moratoria”.

Ante esta situación, la Real Federación Española de Caza y la Fundación Artemisan presentarán la próxima semana al Ministerio una propuesta para el desarrollo de un Plan de Gestión y de Caza Sostenible de la Tórtola Común para España.

La RFEC y Artemisan entienden que “si el Ministerio aprobase este ambicioso plan –que incluye medidas de gestión, restricciones al modelo de caza actual y un ambicioso plan de comunicación–, hay argumentos técnicos y científicos más que sólidos para contestar a Europa que el camino para recuperar la especie es éste y no la prohibición de su caza”.