Miércoles, 22 de enero de 2020

Gianni Darconza traduce al italiano poemas de Huidobro

Gianni Darconza con un ejemplar de sus traducciones

Hermosa edición de nueve poemas del notable Vicente Huidobro, traducidos al italiano. Y todo gracias a la generosidad de Hebel, liderada desde Santiago de Chile por el poeta y editor Luis Cruz-Villalobos. Hace un par de meses, el poeta y traductor Gianni Darconza me envió, desde la ciudad de Urbino, donde vive y enseña en su Universidad, estos textos para ser publicados en Crear en Salamanca. Estimé que el recuerdo de los catorce lustros de la muerte del fundador del Creacionismo, merecían el intento de publicarlos en formato libro.

Tras la sugerencia a Cruz-Villalobos, éste asumió la edición como un ‘deber patrio’, reconociendo que era un privilegio publicar algo de su famoso paisano. Así empezó a gestarse la edición bilingüe deLo specchio d’acqua / El espejo de agua’, recientemente aparecido bajo el sello de Hebel. El diseño y la edición estuvo a cargo Luis Cruz-Villalobos. También se  ilustró el libro con pinturas de Christian Carrillo, Dora Águila, Concepción Balmes, Ebe Bellange, Gracia Barrios, María Angélica Baeza, María Eugenia Akel, José Balmes, Verónica Baeza y Claudia Adriazola, pintores que, convocados por la Biblioteca Nacional y la Asociación de Pintores y Escultores de Chile (APECH), y con el Patrocinio del Consejo Nacional  de la Cultura y las Artes, habían rendido un tributo a Vicente Huidobro en 2008. La fotografía del traductor es de Jacqueline Alencar, tomada en Rumanía en 2017.

Alencart y Darconza con las colinas de Urbino al fondo

 

El pasado 14 de mayo Jacqueline y yo nos encontramos con Gianni Darconza en su preciosa Urbino y pudimos entregarle varios ejemplares del libros donde trasvasó esos poemas iniciales de Huidobro.

Aquí transcribo tu texto introductorio, titulado “Vicente Huidobro y la vanguardia en lengua española”: “En este año de 2018 se van a conmemorar dos acontecimientos claves en la vida de Huidobro: se cumplen 70 años de su muerte y cien años de la publicación de dos obras con las que se cierra la etapa modernista inaugurada años atrás por Rubén Darío. Muy importante es el año 1918 cuando en Madrid ven la luz, casi al mismo tiempo, el poema largo Ecuatorial y la serie de textos breves titulada Poemas árticos. Estos son los libros inaugurales de la vanguardia en español. Pero en 1916, año en el que fallece Darío, ya se había empezado a producir una especie de mutación en el desarrollo poético de Huidobro, con la escritura de El espejo de agua, un cuadernillo de apenas nueve poemas. Desde el poema inicial, “Arte poética”, es perceptible que estamos frente a otro Huidobro y que se abre una nueva etapa en su poesía. Es la práctica incipiente de la poética conocida con el nombre de “creacionismo”. A esas alturas ya la poesía de Huidobro es campo fértil para asimilar las innovaciones de las vanguardias europeas. En “Arte poética”, verdadero manifiesto lírico del arte creacionista, Huidobro invita a los poetas no a cantar la rosa, sino a hacerla “florecer en el poema”. Además, contiene la famosa calificación del poeta como “pequeño Dios”, o sea creador de cosmos verbales independientes de la realidad. Pero de nada habría servido este manifiesto en verso si inmediatamente después Huidobro no hubiera predicado con el ejemplo. Y eso es exactamente lo que ocurre con la segunda composición, “El espejo de agua”, que da título al libro. Huidobro presenta aquí por primera vez un universo totalmente creacionista, regido por sus propias leyes y ajeno a la concepción mimética que gobernaba su poesía anterior. A partir de El espejo de agua, la poesía en lengua española empieza a alejarse del modernismo y se proyecta hacia el futuro”.

Y aquí dos poemas, en castellano e italiano:

 

ARTE POÉTICA

Que el verso sea como una llave

que abra mil puertas.

Una hoja cae; algo pasa volando;

cuanto miren los ojos, creado sea,

y el alma del oyente quede temblando.

 

Inventa mundos nuevos y cuida tu palabra;

el adjetivo, cuando no da vida, mata.

 

Estamos en el ciclo de los nervios.

El músculo cuelga,

como recuerdo, en los museos;

mas no por eso tenemos menos fuerza;

el vigor verdadero

reside en la cabeza.

 

¿Por qué cantáis la rosa, oh, poetas?

¡Hacedla florecer en el poema!

 

Sólo para vosotros

viven todas las cosas bajo el sol.

 

El poeta es un pequeño Dios.

 

 

ARTE POETICA

 

Che il verso sia come una chiave

che apre mille porte.

Una foglia cade; qualcosa passa volando;

quanto vedono gli occhi, creato sia,

e l’anima di chi ascolta rimanga tremante.

 

Inventa mondi nuovi e cura la tua parola;

l’aggettivo, quando non dà vita, uccide.

 

Siamo nel ciclo dei nervi.

Il muscolo penzola,

come ricordo, nei musei;

ma non per questo abbiamo meno forza;

il vigore vero

risiede nella testa.

 

Perché cantate la rosa, oh poeti?

Fatela fiorire nel poema!

 

Solo per voi

vivono tutte le cose sotto il sole.

 

Il poeta è un piccolo Dio.

 

El poeta y traductor Gianni Darconza con el Palacio Ducal de Urbino de fondo

 

EL ESPEJO DE AGUA

 

Mi espejo, corriente por las noches,

Se hace arroyo y se aleja de mi cuarto.

 

Mi espejo, más profundo que el orbe

Donde todos los cisnes se ahogaron.

 

Es un estanque verde en la muralla

Y en medio duerme tu desnudez anclada.

 

Sobre sus olas, bajo cielos sonámbulos,

Mis ensueños se alejan como barcos.

 

De pie en la popa siempre me veréis cantando.

Una rosa secreta se hincha en mi pecho

Y un ruiseñor ebrio aletea en mi dedo.

 

LO SPECCHIO D’ACQUA

 

Il mio specchio, corrente di notte,

Si fa ruscello e si allontana dalla mia stanza.

 

Il mio specchio, più profondo del globo

Dove tutti i cigni sono affogati.

 

È uno stagno verde nella muraglia

E in mezzo dorme la tua nudità ancorata.

 

Sulle sue onde, sotto cieli sonnambuli,

I miei sogni si allontanano come navi.

 

In piedi sulla poppa mi vedrete sempre cantare.

Una rosa segreta si gonfia nel mio petto

E un usignolo ubriaco vola sul mio dito.

 

(*) El libro  puede descargarse libremente entrando a la revista litearia digital ?Crear en Salamanca’, dirigida por José Amador Martín.

 

Darconza y Alencart conversando en el interior del Palacio Ducal de Urbino

 

Gianni Darconza (Sant Gallen, Suiza, 1968). Es poeta, narrador, traductor y ensayista italiano. Trabaja como profesor de Literatura y Cultura Española y Literaturas Comparadas en la Universidad de Urbino Carlo Bo en Italia. Ha publicado el ensayo Potere, mito e scrittura nella narrativa ispanoamericana del Novecento (2005), la antología poética Poesia della guerra civile spagnola (2007) y el ensayo Il detective, il lettore e lo scrittore. L’evoluzione del giallo metafisico in Poe, Borges, Auster (2013). Es autor de la introducción a los libros de Antonio Machado, Proverbi e cantari (2012) y de J. L. Alonso de Santos, Andare in fumo. Bajarse al moro (2013). Ha publicado también el libro de poemas Oltre la lastra di vero (2006, ganador del premio de poesía “Jacques Prévert” en el mismo año), la novela Alla ricerca di Nessuno (2007), el libro de relatos L’uomo in nero e altre scorie (2009) y el cuento para la infancia Il ladro di parole (2013, ganador del Premio Frontino-Montefeltro en 2014). Para la editorial Raffaelli ha traducido Antologia di poesia breve latinoamericana (2015) y Giovane poesia latinoamericana (2015), ambas con selección del poeta Mario Meléndez. Y acaba de publicar La grande poesia  ispanoamericana (2018). Es además traductor de los libros de Óscar Hahn, Tutte le cose scivolano. Todas las cosas se deslizan (2015) y Scintillii in uno specchio rotto. Destellos en un espejo roto (2016); de Antonio Cisneros, Il cavallo senza liberatore. El caballo sin libertador (2015), y el libro de Mario Bojórquez, Divano di Mouraria (2016), todos publicados por la Editorial Raffaelli. Ha participado en el Festival Internacional de Poesía de México (2015); en los Festival Poéticos de Pereira y Bogotá (2017) y en el Festival Mundial de Poesía de Craiova (Rumanía, 2017).

Fotografías de Jacqueline Alencar