Martes, 14 de agosto de 2018
Las Arribes al día

Convivencia, panes y rosas en la fiesta de Santa Rita

LUMBRALES | Diputados provinciales, autoridades locales y numerosos vecinos acompañaron a los mayores residentes y a las trabajadoras de la residencia Santa Rita que regenta desde hace 29 años la Congregación de Hermanas Agustinas del Ámparo
Reparto de 2.500 panes al final de la misa / E. Corredera

La residencia Santa Rita de Lumbrales homenajeó un año más a su patrona con una fiesta abierta a los vecinos y con la presencia de autoridades provinciales y locales. El diputado de centros sociales, José María Sánchez, el diputado comarcal Jesús María Ortiz, el alcalde de Lumbrales, Pedro Sánchez y concejales municipales asistieron  a los actos religiosos y a la fiesta de convivencia en el centro social, dependiente de la Diputación Provincial.

El Obispo de Ciudad Rodrigo, Raúl Berzosa, presidió la misa, acompañado por sacerdotes del arciprestazgo del Abadengo y con la actuación del coro de San Agustín de Salamanca. En su homilía, el obispo evocó la imagen de Santa Rita como “abogada de los imposibles y de lo imposible”, recordando algunos de los milagros, de los casos imposibles que sucedieron en torno a su vida y en el momento de su muerte, cuando “a pesar de ser invierno florecieron rosas en su casa”.

Al finalizar la eucaristía, autoridades y vecinos hicieron cola para besar la reliquia de la santa y recoger un panecito (un dulce con la figura de una cruz en el centro) y una rosa bendecidos previamente, así como una estampa de Santa Rita. 2.500 panecitos encargados por las madres Agustinas, que también hacen llegar a los enfermos del pueblo.

Desde tiempo inmemorial Santa Rita ha sido objeto de la devoción de los lumbralenses, conservándose una reliquia en el templo parroquial. En la memoria colectiva de la gente mayor este 22 de mayo figura como una de las celebraciones más populares. También se mantiene la creencia popular de los efectos beneficiosos que para la salud tienen los panecitos de la Santa, así como las rosas bendecidas que se colocaban en las casas para evitar malos augurios.

Esta fiesta ha tomado impulso en los últimos 29 años, con las Hermanas Agustinas del Amparo regentando la residencia de mayores Santa Rita. La celebración “no es sólo la fiesta de los internos y de los trabajadores - afirma Sor Beatriz Blanco, la superiora del centro asistencial-, celebramos también el día de la familia, por eso invitamos a los familiares de los internos y a los vecinos de Lumbrales; es una fiesta abierta al pueblo”.

Autoridades, trabajadores, internos y sus familiares y los asistentes a la misa se reunieron después en las dependencias de la residencia invitados a un convite y un baile animado por una charanga.

Residencia Santa Rita

La Diputación abrió un centro social en Lumbrales en el año 1.988 con gestión directa. Pocos meses después se adjudicó la gestión a una congregación religiosa. La superiora, Sor Beatriz Blanco, presente desde ese primer momento, recuerda cómo empezaron a trabajar en abril de 1989 “con ilusión, al principio me costó, pero enseguida le coges cariño a los residentes, a la obra”. Y ensalza la buena relación mantenida con la Diputación “en estos años hemos trabajado con gobiernos de todos los signos políticos y siempre nos han tratado fenomenal, estoy agradecidísima a todos los partidos” afirma.

En este sentido también se manifestó el diputado de centros sociales, José María Sánchez, que asistió un año más a esta fiesta de “convivencia con los residentes y sus familias y con las monjas, a las que hay que agradecer la buena labor que están haciendo”, afirmó.

La Residencia Santa Rita dispone de 65 plazas cubiertas actualmente, y con lista de espera.

Ver más imágenes: