Miércoles, 15 de agosto de 2018

Pan y música en el camino de Teresa

MACHACÓN | El grupo de teatro ‘Lazarillo de Tormes’ representó esta obra en el marco del conjunto de actuaciones que la Diputación de Salamanca patrocina para conmemorar el Año Jubilar Teresiano

La iglesia de Machacón se convirtió en el escenario para la 185ª representación de "Teresa, la jardinera de la luz"

Curioso contraste el que el devenir de los tiempos produce en lo más representativo de una comunidad, en la forma de vida de sus gentes. Muy cercano a Salamanca encontramos uno de los pueblos integrados en la comarca que hace alusión a la propia capital. Se trata del Campo de Salamanca, en tantas ocasiones confundido con el llamado Campo Charro, denominación que se ajusta más a las tierras del noroeste, más cercanas a Portugal, en torno a Ciudad Rodrigo. Quizá los paisaje son los que explican formas de vida. Unos en torno a la dehesa, con sus encinas y ganado bovino de casta brava, otros con sus tierras de secano que van dando cereales suficientes para el pan nuestro de cada día. Machacón es uno de esos municipios más conocidos por sus tradicionales y sencillas formas de vida, como es la elaboración de uno de los mejores panes de la provincia, pero que al mismo tiempo ha sabido adecuarse a lo que la nueva sociedad demanda, y se puede ufanar de tener la primera Escuela de Música de Rock de Castilla y León.

Si entendemos el teatro como un fenómeno de grandes dimensiones culturales, necesario en cualquier sociedad y tiempo, pues de éstos se deriva, es que vemos la importancia que tiene no sólo mantener y alimentar el cuerpo, cuya base es el pan, sino también el alma con cualquier acto de creación que de todos habla y a todos nos aúna. Esto es lo que ha conseguido Teresa, la jardinera de la luz, montaje teatral que ha llegado a miles de espectadores en las más variopintas localidades dentro y fuera de nuestra Comunidad Autónoma, y que en muchas ocasiones, ha sido visto por gente que nunca había tenido la oportunidad de ver teatro en su pueblo. Es relevante por tanto, el apoyo que la Diputación salmantina ha dado al grupo responsable de este trabajo, ‘Lazarillo de Tormes’, para que sigan adelante con un proyecto, todavía demandado en numerosas localidades.

Por ser éste Año Jubilar Teresiano, nada más propicio para añadir eventos culturales en torno a Teresa de Jesús, que darla a conocer a través de una obra de teatro, que ya ha demostrado con creces, no sólo su calidad teatral, sino una original forma de llevarla a escena y sorprender, a la vez que aleccionar al público que la disfruta.

Tarde de la Ascensión diferente para Machacón, que como cada año en este día, festeja a su Cristo de las Victorias. Y después de hacerlo con todos los honores y tradiciones, sus gentes cedieron su parroquia de san Benito abad a Teresa, la jardinera de la luz que con su habitual brillantez, completó un gran día de convivencia y celebración. El público se regocijó una vez más al contemplar que algo importante y distinto les llegaba gracias a la historia de la carmelita del XVI, pues ante la visión sencilla y austera de unos hábitos de estameña, se percibe la sensación profunda de cómo se puede cambiar el paisaje de toda una sociedad, tan diferente a lo que aquellas monjas cuentan de su maestra. Una personalidad que traducida en inteligencia, paciencia y humildad, dio al traste con todo lo inamovible que constriñe al ser humano. Leyendo a Teresa, se entiende su vida y fortaleza de alma, pero oyéndola en las voces de las que con ella comparten esa vida y espíritu, se hace creíble y cercana. Máxime si quien la condena es la santa Inquisición, dueña y señora de vidas y almas de entonces. Los espectadores llegan a tal grado de simbiosis con lo que sucede en el altar-escenario, que creen estar formando, como testigos de excepción, parte de lo acontecido ante ellos.

Una nueva música suena con Teresa, que sin abandonar sus cimientos básicos, levanta su voz como un estruendo y marca un ritmo distinto en la manera de poder elegir cada uno el suyo, rompiendo las barreras del poder. Porque a pesar de querer morir en brazos de la Iglesia, que fundara su amado Jesús de Nazaret, también pretendió hacer llegar a todos, hombres y mujeres por igual, su novedoso y olvidado mensaje, el más revolucionario, el más sencillo, el amor. A Machacón llegan muchas vías de comunicación, pues de ellas está rodeado, pero también ha llegado el camino elegido por Teresa de Jesús, que pisando otros tantos se elevó con su voz y verdad, como la mejor de las roqueras con la mejor de las letras y músicas, aunque en su tiempo la interpretara el maestro Salinas al órgano.

Ver más imágenes: