Lunes, 20 de agosto de 2018
Ciudad Rodrigo al día

Los actuales vecinos del mercadillo denuncian el “todo vale” de los vendedores a la hora de aparcar

CIUDAD RODRIGO | Asimismo critican la “dejadez” de las autoridades en torno a la situación

A lo largo de esta semana se viene hablando largo y tendido del mercadillo sabatino, tras aprobarse el pasado lunes en la Comisión de Obras del Ayuntamiento su traslado al Paseo de Carmelitas, una decisión que se ha encontrado con la oposición de los vecinos de la zona, que han iniciado una recogida de firmas como publicamos en la jornada del miércoles.

En medio de la polémica por el traslado, los que son en la actualidad los vecinos del mercadillo han querido también tomar la palabra, para dejar constancia de su profundo malestar con el mismo, especialmente en lo que se refiere al aparcamiento de las furgonetas de los vendedores. Concretamente, estos vecinos manifiestan que “todo vale los sábados de 8.00 a 15.00 horas en la zona del mercadillo”.

Según exponen, y según se puede ver en las imágenes que ellos mismos han remitido acompañando su queja (tomadas en diferentes sábados de los últimos meses), los vendedores aparcan “con total impunidad” en vados permanentes, pasos de cebra, aceras, plazas de minusválidos, zonas amarillas, esquinas o en el foso.

Para los vecinos de la zona, existe una “dejadez” por parte de las autoridades competentes todos los sábados al permitir esta situación, considerando que debería haber más control “por parte de quién corresponda”, para que “todos seamos iguales a la hora de aparcar”.

Los actuales vecinos del mercadillo también señalan el “caos circulatorio” que se genera en la zona de los toriles, la entrada a la calle Camilo José Cela y el principio de la calle Caridad, una zona donde “muchas veces es imposible circular con el coche por los vehículos mal aparcados en ambos lados”.

Los vecinos han querido denunciar esta situación de forma pública, ya que según apuntan, cuando lo han hecho personalmente, “te hacen caso un día, pero el siguiente sábado estamos igual”. Hay que señalar que esta queja vecinal la realizan de forma anónima, ya que aseguran que “nos sentimos amenazados por los vendedores”.