Viernes, 21 de septiembre de 2018
Ciudad Rodrigo al día

Los futuros vecinos del mercadillo recogen firmas contra su instalación en el Paseo de Carmelitas

CIUDAD RODRIGO | Definen el mercadillo como una “actividad molesta” que “altera las condiciones normales de salubridad e higiene”

Vecinos del Paseo de Carmelitas y de las calles anexas (Peña de Francia y Donantes de Sangre) han decidido movilizarse para intentar que el Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo se eche para atrás en su decisión de trasladar el mercadillo sabatino al citado Paseo de Carmelitas a partir del mes de julio, o si no da tiempo a hacerlo en ese momento, en enero de 2019 (cuando se inicia un nuevo período de pago).

Ante ello, los vecinos han decidido iniciar una recogida de firmas, que serán presentadas en los próximos días en el Ayuntamiento respaldando un duro escrito en el que manifiestan su “rotundo rechazo” a la instalación del mercadillo, que directamente definen como “una actividad molesta la cual produce incomodidades alternando las condiciones normales de salubridad e higiene implicando riesgos para las personas y bienes”.

Según apuntaba en la tarde del miércoles uno de los vecinos que está liderando la recogida de firmas, “yo no quiero que molesten a nadie, pero no queremos que nos vengan a molestar a esta zona”. Esperando a ver si el Ayuntamiento da “alguna explicación lógica” (se ha hecho “sin consultar”), aseguran que “no nos parece el mejor sitio para poner el mercadillo”, considerando que “los problemas que tienen allí [en su actual ubicación], pasan aquí”.

En este sentido, aluden al problema de las basuras, explicando que en su zona los garajes tanto de los bloques de viviendas como de las viviendas individuales se encuentran en sótanos, con lo cual en días de viento, los plásticos y cartones que deja la actividad acabarán depositados en el interior de las rampas de acceso a los garajes.

Los vecinos van incluso más allá, entendiendo que esos materiales taponarán las rejillas de desagües “con lo que se van a producir inundaciones de los inmuebles”. Asimismo apuntan que esos restos también ‘entrarán’ en los centros escolares situados en la zona (el IES Fray Diego Tadeo y el Colegio Miróbriga).

Otra de las quejas es en materia de vehículos. Por un lado, entienden que se va a generar un problema de tráfico en la zona, ya que “el paseo de Carmelitas es una vía alternativa, muy utilizada, sobre todo durante los sábados y época estival”, añadiendo que “se debe tener presente que la vía es muy demandada por los usuarios de la piscina municipal y del polideportivo Eladio Jiménez”.

Por otro lado, está la “demanda de estacionamiento en la zona por parte de los vendedores ambulantes”, considerando que “va a hacer imposible la utilización de la vía pública por parte de los vecinos”. Los propios vecinos recuerdan que de lunes a viernes se produce una saturación en los estacionamientos a las horas de entrada y salida del Colegio Miróbriga y el IES Fray Diego Tadeo, “mermando el uso de los mismos por parte de los residentes”.

Esos conductores que acuden a los centros educativos suelen ocupar unos solares que hay en la zona sin vallar, pronosticando que los vendedores ambulantes van a dejar también allí sus furgonetas. Los vecinos entienden que se va a reventar la acera y que el solar va a quedar lleno de porquería “que vamos a tener que sufrir todos los vecinos convirtiéndose en un vertedero”.