Lunes, 20 de agosto de 2018
Béjar al día

Los vecinos de la Carretera de Aldeacipreste y los de la calleja de Fuentehonda enfrentados por un bordillo amarillo

BÉJAR | Vecinos de la Carretera de Aldeacipreste protestan por la prohibición de aparcar en una zona que los de la calleja de Fuente Honda consideran que les dificultaba la entrada a sus domicilios

Conflicto vecinal por un aparcamiento en la carretera de Aldeacipreste

Algunos vecinos de la carretera de Aldeacipreste se quejan de que un lateral que siempre ha sido zona de aparcamiento se ha prohibido para este fin, convirtiendo la línea blanca en bordillo amarillo, lo que conlleva sanciones para quienes han seguido aparcando ahí sus vehículos.

Sin embargo estas quejas chocan con las de los vecinos de la calleja de Fuente Honda que presentaron un requerimiento al Ayuntamiento solicitando que en esa zona se prohibiera el aparcamiento porque se dificultaba la entrada de vehículos a la calleja en la que tienen sus garajes y viviendas. En atención a ese requerimiento la Policía Municipal elaboró un informe que finalizó con la actual línea amarilla que permite el estacionamiento durante unos minutos para carga y descarga a cualquier vecino de la zona o coche oficial en el desempeño de sus funciones, pero no permite el aparcamiento.

La denuncia de los vecinos de la carretera de Aldeacipreste va más allá, acusando de connivencia a la Policía Municipal con los vecinos de Fuente Honda, pues señalan que cuando denuncian, los coches son retirados al momento; mientras que los de Fuente Honda insisten en que ellos sólo lo utilizan como lugar para estacionar momentáneamente en casos de carga y descarga o para entrar un momento a sus domicilios, nunca para aparcar y se defienden señalando que ellos también han sido multados en varias ocasiones.

Los vecinos de la carretera de Aldeacipreste consideran que el bordillo amarillo se pintó por intereses particulares de una familia, para no tener que hacer maniobras para entrar en la calleja, además creen que se trata de una zona en la que no interrumpen el tráfico a nadie y donde se ha venido aparcando siempre.