Viernes, 21 de septiembre de 2018
Ciudad Rodrigo al día

“El pueblo ha estado muchos años abandonado y ahora toca arrimar el hombro”

EL BODÓN | El alcalde Juan José Oreja charla con Ciudad Rodrigo Al Día en las horas previas al arranque del bloque principal de sus fiestas

La localidad de El Bodón inició el pasado domingo sus fiestas de la Santa Cruz, aunque el programa principal de actividades no arrancará hasta la mañana del jueves con los actos solemnes. A partir de ahí, se vivirán tres intensas jornadas. En las horas previas al arranque de este bloque, Ciudad Rodrigo Al Día ha charlado con el alcalde de la localidad, Juan José Oreja.

-Lo primero de todo, la pregunta fija en estas entrevistas, ¿cómo se presentan las fiestas de este año?

-Bien, el domingo ya bajamos al Cristo, y bueno, hoy víspera no tenemos nada porque la verdad es que no están los tiempos para mucho, pero mañana ya tenemos la misa, con procesión, con la subida del Cristo otra vez a la Ermita, y luego el convite del Ayuntamiento. Y por la noche, una discoteca móvil que hará Sergio Montero. El viernes será más que nada para los críos, con castillos hinchables y un tren chú-chú por si la gente mayor también quiere montarse. Y por la noche una actuación flamenca. El día grande es como siempre el sábado, que nos conviene para que venga más gente, con el encierro, la capea, el desencierro, y por la noche una discoteca.

-¿Qué tal de ambiente se respira ya por la localidad?

-Bien, ha venido bastante gente ya, y está bastante bien. Espero que venga todavía alguien más, pero bueno, ahora en mayo no suele venir mucha gente. Viene la de por aquí cerca.

-El hecho de que las fiestas tengan lugar después de un fin de semana de puente, ¿cree que les puede perjudicar?

-No, lo que más viene es gente que está jubilada, y aprovechan: han venido un poco antes, el fin de semana pasado, y luego se quedarán más días. Más que nada es gente que ya está jubilada y no tiene que trabajar. De Madrid sí han venido algunos, pero por lo que he estado comentando por aquí con la gente, llegarán esta tarde, para aprovechar el fin de semana.

-La gente originaria de El Bodón que vive fuera, ¿por dónde está repartida por España?

-Sobre todo en el norte, yo también he estado allí 40 años hasta que me vine otra vez al pueblo. Hay mucha en el norte, sobre todo Irún, en Bilbao, en Barcelona hay muchas familias también.... Entre Irún y Bilbao estará casi el 50% de la gente que está fuera.

-Cambiando de tema, por fin ha abierto sus puertas el velatorio…

-Sí, y ya hemos dado 4-5 servicios. Antes la gente mayor del pueblo si tenía que bajar a Ciudad Rodrigo, sino tenía coche, ya no podía ir. Aquí la gente del pueblo sube y baja en un momento, da mucha tranquilidad y la gente está muy contenta. Ya teníamos ganas de por fin poderlo terminar, yo ya estaba negro por eso: cuando no era una cosa era otra y no se acababa de terminar nunca. La gente muy contenta; la semana pasada mismo tuvimos un velatorio y prácticamente estuvo lleno viernes y sábado.

-¿Cuándo entró exactamente en funcionamiento?

-El primer servicio creo que se hizo en noviembre o diciembre, pero tuvimos que subir las sillas del Ayuntamiento porque no las teníamos. Ahora lo único que nos queda, que creo que me los van a subir hoy, son unos sofás que habíamos cogido. Lo demás ya está todo terminado y en servicio. La gente está muy contenta; es un servicio que hacía años que había que haber hecho por la demanda que había.

-Con el velatorio ya culminado, ¿qué otros proyectos están haciendo o tienen en mente?

-Hemos terminado también la ampliación del cementerio, que ya no había ni sitio para enterrar apenas a nadie. Nos queda montar los nichos, pero ya está hecho. Además la trasera de la Iglesia, que estaba muy mal y era una escombrera, la hemos hormigonado hasta donde se ha podido y el resto se han hecho jardines.

Ahora con los Planes Provinciales de estos dos años que nos vienen tenemos dos calles para reformar enteras, las calles Caño y Correo, que es como si fueran una, de 600-700 metros, de las más largas del pueblo. Y con algún dinero que nos sobre de los Planes la idea es en la zona de Caño Grande poner alumbrado, porque no hay ninguno y la gente no va mucho por ahí porque está muy oscuro. Vamos a meter 6-7 postes de luz nuevos. Otro proyecto que tenemos es cambiar todas las farolas desde la entrada del pueblo a la salid (son 40 y tantas), y poner ya de LED, de bajo consumo.

Trabajo siempre tenemos para hacer, porque el pueblo ha estado muchos años abandonado y ahora toca arrimar el hombro.

-Vienen reivindicando a la Junta de Castilla y León la cesión de la titularidad de la carretera que cruza el municipio, ¿ha habido alguna novedad?

-La última, cuando estuvieron por aquí Juan Luis Cepa y Carlos Fernández Chanca, es que de momento no hay presupuesto para hacerlo. Nos dicen que la calle la podemos usar, de hecho ahora tenemos el encierro por ahí y no nos hace falta permiso de la Junta para nada. Es como si fuera una calle del pueblo, pero cualquier cosa que quieras hacer tienes que contar con ellos y pedir permiso. El día que tengan un dinero, nos han dicho que sí, que la idea es arreglar la calle y entregárnosla al pueblo. Pero de momento estamos igual, que no hay presupuesto y no se puede hacer.

-El año pasado fueron uno de los puntos de referencia de la prueba deportiva de La Bibici, ¿cómo fue la experiencia?

-Para nosotros fue un día muy bueno, porque vino mucha gente, subió gente de la ciudad, la gente del pueblo esperó a los ciclistas, y tuvimos un avituallamiento que los atendimos muy bien según ellos mismos dijeron. Y luego tuvimos también en La Dehesa una prueba de Orientación que organiza Ciudad Rodrigo. Vamos haciendo lo que podemos, poco a poco vamos haciendo cosas.

-Por último, un mensaje de cara a los días de fiesta que se avecinan.

-Como siempre, que la gente que se divierta, que lo principal es pasarlo bien, que luego hasta que lleguen las de agosto hay que pelear todos los días. Y que haya convivencia, que se dejen de polémicas y tonterías, que al menos a mí no me gustan. Yo prefiero que haya paz y que el pueblo funcione bien para todo el mundo, y bienvenidos todos los que vengan.