Martes, 21 de agosto de 2018

Más contra los fascismos

Sigo con fragmentos de Para combatir esta era. Consideraciones urgentes sobre el fascismo y el humanismo, de Rob Riemen (Taurus). Sí, hay que leerlo. En estos tiempos tan “revolucionarios” en los que podemos perder lo que estamos empeñados en decir que no tenemos, hay que leer textos como este.

“Los abusos sociales y la crisis económica ciertamente alientan el avance del fascismo, pero en definitiva no son su causa. El origen del fascismo está firmemente enraizado en el culto del resentimiento y en el vacío que este llena en la sociedad”.

 

“…este movimiento se centra en estimular la agresión y el enojo. En realidad, no está interesado en las soluciones, no tiene ideas propias y no busca resolver los problemas sociales, pues la injusticia es necesaria para mantener una atmósfera de odio y vilipendio”.

 

“Para el hombre-masa, la vida siempre debe ser sencilla y abundante; no reconoce la naturaleza trágica de la existencia. Todo está permitido pues no hay restricciones. El esfuerzo espiritual es innecesario. El hombre-masa es autoindulgente y se comporta como un niño malcriado […] Solo importan él y sus iguales, el resto debería adaptarse”.

 

“En la tradición judeocristiana, la libertad es la responsabilidad que tiene toda persona de ser lo que debe ser: una persona justa. Para Spinoza, la libertad es la capacidad de emanciparse de la estupidez, el miedo el deseo, y la fuerza para usar el poder de la razón para vivir en la verdad”.

 

“Dado que nos hemos vuelto más insensibles, necesitamos medios más burdos para complacer nuestro deseo de estímulo. Nos hemos vuelto adictos a los eventos. Si un día nada ocurre, nos sentimos vacíos. “No hay nada en el periódico”, comentamos decepcionados. Nos ha envenenado la idea de que algo debe ocurrir; estamos obsesionados con la velocidad y la cantidad”. (Paul Valéry)

 

@ignacio_martins

 

https://www.facebook.com/ignaciomartinescritor

www.ignaciomartin.com

nachomartins (Instagram)