Lunes, 20 de agosto de 2018

Cartas de los lectores

Uno de mayo: Trabajo, Libertad y Dignidad

España es una República democrática de trabajadores de toda clase, que se organiza en régimen de Libertad y de Justicia.

Artículo primero de la Constitución de la II República

Comenzar este manifiesto con el artículo primero de la Constitución de 9 de diciembre de 1931 tiene para Alternativa Republicana un profundo significado. Cuando las gentes de nuestro país tuvieron ocasión de hacer oír su voz con libertad, el primer y más destacado reconocimiento constitucional fue para los trabajadores, para los hombres y mujeres que con su esfuerzo y sacrificio son la verdadera riqueza de una nación. No se hablaba de unidad de la patria, ni de Estado, ni de coronas,… Simplemente de “trabajadores de toda clase”, del campo, de la industria, de la función pública, del comercio, de los servicios sociales, de la educación… sin hacer distinción, todos y todas con igual dignidad. Una premisa fundamental para que exista un régimen de libertad y de justicia reales.

Lamentablemente, en vísperas del 1 de mayo de 2018, casi 87 años después, en lo que la actual Constitución llama “estado social y democrático de derecho” asistimos hace décadas a un deterioro pronunciado de la dignidad y los derechos de los trabajadores y trabajadoras: Salarios menguantes, precariedad generalizada, cifras de paro entre las más elevadas de Europa, aumento galopante de la desigualdad, siniestralidad laboral alarmante, agresiones continuas a los derechos de sindicación, huelga y negociación colectiva. El régimen actual se pliega absolutamente al modelo neoliberal atendiendo a las crecientes exigencias del capital, ya sea nacional o internacional, para el que la figura del trabajador es una despreciable herramienta de usar y tirar. Se homenajea y reconoce a conocidos empresarios cuya cuantiosa fortuna se basa en la explotación laboral mientras que desde la grandes instituciones económicas se siguen emitiendo mensajes exigiendo contención en posibles subidas salariales en nombre de la competitividad.

A este desolador panorama hay que añadir el hecho de que nuestros pensionistas, una vez finalizada su dura vida laboral se ven abocados a vivir con pensiones de miseria cada vez más amenazadas. Subidas ínfimas o inexistentes, sostenibilidad del sistema de reparto cuestionada permanentemente, pensionistas que han de sostener a familias afectadas por el paro y la pobreza,… Con sobradas razones nuestros pensionistas se han movilizado en defensa del derecho que se ganaron en largos años de esfuerzo.

Hemos llegado a un punto en el que se hace necesario un cambio profundo y radical en la forma de organizar nuestro país. Sin trabajo digno no se puede hablar de verdadera libertad, ni de justicia ni de una democracia que merezca ese nombre. Entendemos que sólo una República será capaz de cambiar la visión de la economía y la sociedad de nuestro país, poniendo a los trabajadores y trabajadoras en el lugar que merecen como eje de un nuevo modelo productivo más humano, reconociendo sus derechos y haciendo que sean efectivos.

Alternativa Republicana invita a todos los republicanos y republicanas a salir el 1 de Mayo a las calles con las banderas tricolores republicanas, banderas de una República de trabajadores de toda clase, libres e iguales en dignidad y derechos. La Tercera República vendrá si la ciudadanía lucha en las calles por recuperar sus derechos sociales y laborales que, con la excusa de la crisis económica, nos están siendo expoliados.

Es tiempo de lucha. Es tiempo de reivindicar nuestros derechos y libertades. Es tiempo de República.