Lunes, 20 de agosto de 2018
Las Villas al día

Cuenta atrás para la Marcha de la Solidaridad

A las 10 horas de este domingo comenzará la marcha, una cita ineludible para cientos de vecinos de Las Villas
La marcha comienza en Babilafuente

Este domingo, la solidaridad volverá a recorrer los caminos de Las Villas. A las 10 horas comenzará en la Plaza Mayor de Babilafuente la 28 Marcha de la Solidaridad, organizada por Acción Verapaz y asociaciones e instituciones de la zona. Cientos de personas se irán uniendo a lo largo del recorrido, que volverá a Babilafuente para la lectura del manifiesto. En esta ocasión, la lectura correrá a cargo de Jaime Navarro, de Trisol Comunicación.

Al finalizar la marcha se celebrarán en los pueblos las distintas comidas populares. En cada municipio ya se han puesto a la venta los tiques.

Proyectos solidarios

La asamblea de socios anual celebrada el 18 de marzo en un aula del CEIP Filiberto Villalobos de Babilafuente eligió los proyectos a los que se destinará la recaudación de la campaña solidaria de este año. Haití, país de Centroamérica arrasado por catástrofes naturales, concentra los dos proyectos. Uno de ellos está destinado a la perforación de dos pozos artesianos, que contarán con bombas de mano, en zonas rurales. El otro proyecto se centra en la adquisición de paneles solares y baterías para un centro de alfabetización de adultos situado en Lavanneau, lo que permitirá a sus usuarios disponer de luz.

A los proyectos elegidos por los socios se destinará el 60% de la recaudación total de la campaña. Cáritas recibirá un 20% y el 20% restante se destinará a una de las campañas emprendidas por Manos Unidas de Salamanca para este año.  

Manos Unidas se ha marcado el objetivo de construir una escuela rural para cien niños y niñas en Pinyman, una aldea situada a 800 kilómetros de Addis Abeba, capital de Etiopía. La población de este lugar vive en una pobreza extrema y con escasos servicios básicos. Sobreviven gracias a la agricultura y la ganadería, pero estas actividades les reportan una producción insuficiente para cubrir sus necesidades durante todo el año. A esta situación se suma que la zona en la época de lluvias sufre unas importantes inundaciones que la dejan aislada. Con la construcción de la escuela, Manos Unidas pretende ayudar a mejorar las condiciones de vida de sus habitantes, unas 2.500 personas. Actualmente, las clases que reciben los niños se imparten en la época seca bajo un árbol, con temperaturas que pueden llegar a alcanzar los 48ºC.