Martes, 16 de octubre de 2018

“No tener un perfil en LinkedIn puede hacerte perder oportunidades profesionales”

“En ocasiones los jóvenes no son conscientes que todo aquello que comparten en las redes sociales puede afectar de manera positiva o negativa a su futura empleabilidad”

Victor Candel, reclutador 2.0, en una charla con alumnos del Grado de Relaciones Laborales y Recursos Humanos de la Universidad de Salamanca

Víctor Candel, uno de los mejores profesionales españoles en una nueva forma de captar talento y conseguir trabajadores para las empresas, ha visitado Salamanca. Se trata de la denominada selección de personal a través de internet, donde los reclutadores analizan los perfiles en redes sociales de los futuros candidatos a un puesto de trabajo buscando su idoneidad, o no, para dicho puesto.

Hoy hemos podido hablar con él antes de celebrar un encuentro con los futuros profesionales de Recursos Humanos que están estudiando en nuestra ciudad, en concreto el Grado de Relaciones Laborales y Recursos Humanos de la Universidad de Salamanca.

Ante todo: ¿Cómo un reclutador 2.0 definiría en qué consiste la actividad que realiza?

Por error se suele pensar que un reclutador 2.0 es simplemente un profesional que se dedica a buscar candidatos utilizando las redes sociales, pero no es así, el verdadero reclutador 2.0 es aquel que conversa y establece relaciones con potenciales candidatos a través de la red, con la finalidad de generar una comunidad que le permita adelantarse a futuras necesidades de personal, además de captar la atención y forjar una reputación positiva de la empresa a la que representa. 

¿Qué ventajas ofrece para una empresa seleccionar así el personal y no por el sistema tradicional de anuncio en el periódico, recibir curriculum y hacer entrevistas?

Desde mi punto de vista, una de las ventajas más significas es el hecho de que nos permite acceder a todo el mercado de profesionales, no sólo a aquellos que están en búsqueda activa de empleo, sino también a los candidatos pasivos, aquellos que no buscan trabajo y, por lo tanto, difícilmente se inscribirán a una oferta en un portal de empleo o mandarán su CV a través de una autocandidatura, pero que podrían estar interesados en un cambio profesional. Por otro lado, la riqueza y calidad de potenciales candidatos es muy superior a los resultados obtenidos a través de las fuentes de reclutamiento tradicionales. No se requiere leer y cribar cientos de currículum para encontrar al candidato idóneo a nuestra vacante, además de que nos permite identificar talento específico de cualquier área geográfica del mundo.

Se suele pensar que las empresas que realizan selección de personal a través de las redes sociales, o bien son empresas muy grandes con muchos tipos de puestos a cubrir o son puestos de empresas con un perfil muy joven y tecnológico… ¿esto es cierto? ¿o cada vez son empresas de cualquier sector las que se están inclinando por reclutar personal a través de internet?

Reclutar en redes sociales no es sólo para grandes empresas o para la búsqueda de perfiles tecnológicos. El principal problema es que las empresas están habituadas a realizar un tipo de reclutamiento pasivo, donde nos resulta muy cómodo publicar una oferta de empleo y sentarnos a esperar a recibir candidaturas; no estamos habituados a actuar de forma proactiva buscando nosotros mismos al candidato que requerimos, ya que esto precisa de tiempo y trabajo. 

A pesar de esto, son cada vez las empresas que deciden cambiar su forma de reclutar y hacerlo a través de redes sociales, ya que en la red se pueden encontrar candidatos con perfiles profesionales muy diversos y su uso supone una importante reducción de costes y optimización de recursos en los procesos de selección. 

Si alguno de los alumnos con los que va a encontrarse ahora terminara su Grado este año y quisiera tener una “presencia profesional” en las redes para encontrar trabajo… ¿qué redes sociales le recomendaría? ¿O valen todas?

No todas las redes sociales valen para todos los profesionales, ni tampoco es necesario tener presencia en todas en ellas. Cuando alguien está en búsqueda activa de empleo y decide utilizar las redes sociales con un objetivo profesional, lo primero que debe hacer es evaluar en cuáles de ellas tienen presencia las empresas a las que desea dirigir su candidatura. Si tuviera que recomendar una red social donde todo profesional debe estar sí o sí, esta sería sin duda LinkedIn.

Muchos jóvenes consideran que LinkedIn no es un lugar donde ellos tengan cabida, creen que se trata de una plataforma solo para personas con una dilatada experiencia y que ya tienen una red de contactos profesionales, sin embargo, esto es un falso mito. Hoy día no tener un perfil en LinkedIn puede hacerte perder oportunidades profesionales, ya que si no estás, los reclutadores no podrán encontrarte.

¿Es cierto que se pueden perder trabajos el día de mañana en función de la foto que se suba a internet por ejemplo este fin de semana? ¿Qué consejos podría dar en esta línea a todos los jóvenes que estudian en Salamanca?

En ocasiones los jóvenes no son conscientes que todo aquello que comparten en las redes sociales puede afectar de manera positiva o negativa a su futura empleabilidad. La huella digital o el rastro que dejamos en la red, cada vez adquiere más importancia en los procesos de selección, incluso hay estudios que avalan que un 33% de los reclutadores han descartado en alguna ocasión a un candidato por su actividad en redes sociales. Yo siempre digo que la clave está en usar el sentido común antes de presionar el botón de publicar, evaluando si el contenido que voy a compartir podría perjudicarme en algún momento. En ocasiones tenemos la sensación de que si nos hemos equivocado, todo quedará resuelto eliminando la publicación, pero no es así, lo que se publica en la red se queda ahí para siempre, porque siempre dejará un rastro o habrá un tercero que lo vuelva a compartir por ti.