Martes, 16 de octubre de 2018
Las Villas al día

Javier Iglesias se interesa por la producción de la patata de la provincia de Salamanca

Aprovechando la visita de inauguración de la carretera El Pedroso de la Armuña y Arabayona de Mógica
El presidente de la Diputación, Javier Iglesias, comprobando la calidad de las patatas de la zona | Fotos: Adrián Martín

El presidente de la Diputación de Salamanca hizo una vista a las instalaciones de la Cooperativa Aranpino, con el fin de interesarse por el sector agrícola y ver las instalaciones. Aunque dada la fecha en la que estamos, no pudo ver en funcionamiento al no ser época de recogida de patata.

Javier Iglesias fue recibido por José Andrés de Dios, Juan Carlos Martín y José Blázquez, presidente, vicepresidente y gerente del consejo rector respectivamente, quienes fueron explicando las funciones de cada maquinaria y proceso que lleva la patata desde que sale de la tierra hasta que llega al consumidor.

El presidente de la Diputación se mostró muy interesado por la calidad y conservación de la patata, a la vez de quedar impresionado por la maquinaria utilizada para su empaquetado y distribución ya que la cooperativa cuenta con la mejor y modernas instalaciones.

Una media de 35 millones de kilogramos de patatas, 9 millones de kilogramos de maíz, 6 millones de kilogramos de cereal son las cifras con las que la Cooperativa se mueve a lo largo del año.

Actualmente cuenta con once empleados y una facturación que oscila entre los seis y los doce millones de euros principalmente gracias a la patata, uno de los productos estrella de Las Villas.

Uno de los grandes retos a los que se enfrenta Aranpino es acabar con la preferencia de las patatas ‘bonitas’ sobre las que presentan un mejor sabor. Tal y como explicó su gerente, José Blázquez y su presidente José Andrés de Dios, “la patata lavada tiene presencia, pero nada más”. “La presencia de la patata de esta zona es buena, pela y a la hora de cocinar no tiene nada que ver con la patata francesa”, explica Blázquez.

El terreno y el clima son las claves para conseguir la calidad de la zona de Cantalpino y Arabayona , de hecho según palabras de los representaste cooperativistas “los cocineros usan siempre patata nacional y, a ser posible, de esta zona”.

Cada año, los agricultores afrontan con preocupación la campaña a la espera de conocer el precio al que podrán vender las patatas. En la última, llegaron a dejarse sin cosechar algunas tierras ante la perspectiva de cobrar por debajo de los costes de producción. Los socios de la cooperativo Aranpino cuentan con la ventaja de recibir asesoramiento desde antes de sembrar. También tienen solventado uno de los aspectos más complejos, el relacionado con los fitosanitarios y abonos. Además, la cooperativa indica el momento óptimo de arranque.

Regadío

Aranpino tiene la mirada puesta en el futuro. Con el inicio del funcionamiento del regadío de La Armuña comenzaron a sembrar maíz en la zona de Arabayona y El Pedroso de la Armuña. Próximamente se pondrá en marcha la segunda fase del regadío, que llegará a la zona de El Campo de Peñaranda, Poveda de las Cintas y Cantalpino, lo que llevará a la cooperativa a adaptarse a los nuevos cultivos que permita el canal.

Los primeros pasos de Aranpino fueron dados en 1999. Nació como una cooperativa de segundo grado, integrada por tres cooperativas de primer grado: La Cantalpinesa S. Coop, Hornillesa S. Coop y la Cooperativa Comunitaria del Campo San Miguel Arcángel. Las tres cooperativas decidieron unirse para comercializar su producción, principalmente integrada por patatas, pero también cereal.