Jueves, 16 de agosto de 2018

Mario García Romo se marca el Mundial de Tampere y el Nacional de 1.500 como grandes objetivos al aire libre

El atleta charro, que este invierno ganaba el Nacional de 3.000, aspira al doblete y quiere bajar también de 1.50 en el 800
Mario García Romo (dorsal 632), en el Cross de Atapuerca. Foto: BiciRunSalamanca.com

Después de su gran temporada invernal, Mario García Romo prepara ya el aire libre. De hecho, tras un merecido descanso  de dos semanas, lleva ya otras dos entrenando y lo hace con los objetivos bien marcados. Dos objetivos principales que son, como no podía ser menos, el Mundial de su categoría, que se celebrará en la localidad finlandesa de Tampero, y, cómo no, el Nacional, donde buscará en el 1.500 lograr el doblete tras el oro que se colgó en el 3.000 en pista cubierta.

Y es que otra de las cosas que tienen claras García Romo y su entrenador, Lucio Rodríguez, es la distancia. El 1.500. Aun así, tiene claro que realizará algún 800, tanto para potencer la velocidad y la táctica de carrera como para bajar del 1.50, porque tiene claro que vale más que esa marca.

En el 1.500 buscará en el Mítin de Oordegem, en Bélgica, bajar de 3.41 o 3.42 y, de esta forma, asegurarse la mínima para el Mundial. Aunque debutará en la Copa de Clubes que será en mayo. También tiene previsto ir a la Reunión Internacional de Huelva si consigue compatibilizarlo con sus obligaciones docentes -le coincide con un examen que intentará cambiar-. Además, confía en que en la Carlos Gil Pérez hagan un 800 y poder participar ante su gente.

También podría buscar la marca en Corrales de Buelna el 2 de junio y si no podría lograr la plaza para el Mundial en el Nacional, donde clasifican los dos primeros y él aspira a estar, al menos entre ellos.

Sin duda, y a falta de concretar algunas fechas, un calendario intenso que debería marcar la progresión de una de las grandes promesas/realidades del atletismo salmantino y nacional.