Martes, 25 de septiembre de 2018

Reinaldo García Ramos se despide de José Triana

 

El pasado 4 de marzo falleció en París el dramaturgo, novelista, cuentista y poeta, José Triana, una figura mayor de las letras cubanas y una referencia indiscutible en la historia del teatro latinoamericano. Hoy me llega, vía la poeta Lilliam Moro (Premio Internacional de Poesía Pilar Fernández Labrador 2017), un poema de despedida escrito por el destacado poeta Reinaldo García Ramos. Y claro que cedo mi columna para difundir este hermoso gesto de exiliado a exiliado (“La idea de extranjería siempre me ha agobiado. De pequeño salí de mi pueblo, me fui a otro pueblo de Oriente, lo asimilé, formo parte de él. Primero Oriente, después Madrid y después La Habana. Siempre fui y seré un exilado”, José Triana dixit).

Aquí unos datos esenciales de José Triana (Camagüey, 1931 - París, 2018). Dramaturgo, poeta y narrador. Uno de los más reconocidos autores del teatro cubano. Residió en Madrid en los años 50 y regresó a Cuba en 1959 y se sumó al intenso auge teatral de La Habana de entonces. A partir de 1960 se estrenaron con éxito varias de sus piezas, entre ellas Medea en el espejo y El Parque de la Fraternidad, pero la que alcanzó mayor reconocimiento fue La noche de los asesinos, que recibió el Premio de Teatro Casa de las Américas en 1965, fue traducida a varios idiomas y representada en numerosos países. En 1980 se trasladó a Francia con su esposa Chantal Dumaine y vivió en París hasta su muerte.

Aquí el poema de Reinaldo García Ramos:

 

LA ÚLTIMA NOCHE DE LOS ASESINOS

A la memoria de José Triana

 

Cuando el telón se vuelve a levantar,

los muebles siguen en su mismo sitio.

El escenario está sumido en el silencio.

 

En la penumbra se distinguen

las fotos detenidas en sus marcos,

las flores de papel al centro de la mesa.

 

Los personajes, es decir los hijos,

están sentados sin hablar.

 

Tienen la vista fija en el vacío,

como si supieran que la próxima escena

no hará falta, que el desenlace ya ocurrió.

 

No pueden reiniciar el juego por ahora,

ni matar otra vez a los padres;

pero hasta nuevo aviso sobreviven,

esperando la conclusión del tiempo,

de la justicia o de sí mismos.

 

Una luz suave viene desde el fondo

y deja ver el polvo sostenido en el aire.

 

Afuera pasa lentamente el Sena,

confundiendo en sus aguas los recuerdos,

las aspiraciones, los aplausos.

 

Y aquí, finalmente, unos datos de García Ramos:

Reinaldo García Ramos nació en Cuba y radica en Estados Unidos desde 1980. Integró el Consejo de Dirección de la revista Mariel (1983-1985). En 2012 participó en Salamanca en el XV Encuentro de Poetas Iberoamericanos. Ha publicado, entre otros, los poemarios El buen peligro (Madrid, 1987), Caverna fiel (Madrid, 1993), En la llanura (Coral Gables, 2001), Obra del fugitivo (Premio Internacional de Poesía Luys Santamarina-Ciudad de Cieza 2006), El ánimo animal (Coral Gables, 2008), Rondas y presagios, con su obra poética publicada hasta entonces (Miami, 2012), así como los textos Una medida inexacta (ensayos y comentarios) (Madrid, 2017) y Espacio circular, con poemas recientes y una entrevista (Nuevo México, 2017). Su novela Cuerpos al borde de una isla; mi salida de Cuba por Mariel (Miami, 2010) ha tenido tres reediciones. Actualmente reside en Miami.