Martes, 16 de octubre de 2018

“Habrá una sola marca para comercializar el vacuno de carne a medio plazo, estoy seguro” 

El jefe del Servicio Territorial de Agricultura y Ganadería afirma que la Consejería “ha estado a la altura” con ayudas para paliar la sequía

Javier García Presa, Jefe del Servicio Territorial de Agricultura y Ganadería

Después de una pésima campaña por la sequía, aliviados con las últimas lluvias, ¿en qué momento se encuentra el sector agrario en Salamanca?

Está muy tranquilo, tanto en agricultura como en ganadería. La sequía el pasado año fue tremenda y creo que la Consejería ha estado a la altura. En verano salió la subvención para los puntos de abastecimiento de agua para el ganado, inicialmente con dos millones de euros que después se amplió a cinco millones, y en Salamanca fueron 737 solicitudes con 1.850.000 euros. Accedieron a ellas muchos ganaderos, además también se aplicó la bonificación de intereses, con más de 1.600 solicitudes en la provincia; exención de tasas… Ayudas que sirvieron para dar oxígeno a los agricultores y ganaderos a pesar del año tan malo, con una cosecha pésima y sin pastos para el ganado.

A día de hoy, las perspectivas se presentan mejor esta campaña…

Nunca llueve a gusto de todos; los pastos están muy bien y los cereales, a pesar del retraso en la nascencia, se encuentran en un buen momento. Sin embargo, de colza se ha sembrado menos de la mitad de superficie de la anterior campaña, 2.100 hectáreas. No se ha podido sembrar la patata, con lo que se juntará la siembra de la de media estación con la tardía; si los andaluces sacan la cosecha y se importa francesa, habrá un problema de precios. Tampoco se puede sembrar remolacha, y con el maíz, lo mismo. Se ha sembrado más cereal en regadío, se sembrará más girasol porque hay menos colza y la patata se sembrará menos, pero se irá viendo poco a poco, porque somos conservadores. Ahora el sector está animado, el problema es que no se puede entrar en las tierras porque están llenas de agua, y eso significa que se producirá un retraso en la siembra.

¿Cómo está la sanidad de la cabaña ganadera, pasó lo peor?

Sí, hemos pasado los sobresaltos de la brucelosis, porque estamos en niveles bajos. Salen positivos puntuales. Respecto a la tuberculosis, es una enfermedad complicada, pero la evolución seguirá a la baja, aunque habrá casos; eso no significa que vayamos mejor o peor, supone que vamos en el buen camino. La sanidad animal es una cortapisa y un factor limitante para las exportaciones. Si la explotación no está calificada como debes, no exportas y te quedas en el camino.

La tuberculosis y su posible relación con la fauna silvestre preocupan a los ganaderos.

El mensaje es de tranquilidad. Estamos en manos de los mejores profesionales, hemos estado a la altura de las circunstancias entendiendo el problema que tenían los ganaderos. Existe cierta controversia, pero hay un programa de vigilancia de fauna silvestre, hemos realizado 1.160 muestras de jabalíes, 216 de ciervos y algunas de corzos. Los resultados del Plan de Actuación sobre Tuberculosis en Especies, Patubes, indican que no hay una relación directa en Salamanca entre la tuberculosis y la fauna silvestre.

¿Será posible algún día la comercialización conjunta de Ternera Charra y Carne de Salamanca bajo una sola marca?

Estoy seguro de que habrá una sola marca a medio plazo, hay que darles tiempo. Somos la primera provincia en ganado vacuno con 300.000 madres y otras 170.000 novillas, no nos podemos conformar con porcentajes de menos del 10%. Es una falta de visión empresarial de este sector, porque la calidad la tenemos. Hay consejos reguladores mucho más pequeños con grandes mercados. Nunca es tarde, pero hay que sentarse, y tengo muy claro que se conseguirá porque la comercialización y el valor añadido sigue siendo una asignatura pendiente de esta provincia en el vacuno de carne.

¿Por qué no es una realidad ya después de algunos intentos, falta capacidad económica, iniciativa empresarial…?

Faltan ganas y voluntad, hay que querer, si no se quiere no hay nada que hacer.

“No hay relación directa en Salamanca entre la tuberculosis y la fauna silvestre”

¿Las exportaciones de vacuno han tocado techo?

No, eso sería tirar la toalla. Hay que seguir potenciando la venta en los mercados exteriores, una buena cifra sería comercializar el 40%, ahora estamos en torno al 10%.

El sector que sigue creciendo es el del porcino ibérico.

Guijuelo siempre se ha movido muy bien. Está muy estable, al alza y con industriales planteándose ampliar instalaciones, eso significa volumen. Hay dos líneas de ayudas para el sector agroalimentario, por un lado los grupos de acción local, con ayudas de hasta un 25% y, por otro lado, las ayudas de Industrias Agrarias vinculadas a la creación de puestos de trabajo y hay bastantes solicitudes para ampliar naves, secaderos y plantas, lo que significa que hay buenas perspectivas de negocio.

Negociaciones de la PAC, elecciones europeas en 2019, Brexit… muchas incertidumbres sobre la política agraria.

Estoy seguro de que España, como el resto de países fuertes, pedirán el mantenimiento de fondos, otra cosa será el reparto. La negociación será dura, pero como lo han sido todas, ninguna ha sido fácil.

La profesión de agricultor y ganadero, ¿es atractiva para los jóvenes?

Para mí, sí. En las cuatro últimas convocatorias, entre 2011 y 2015, se han aprobado 287 expedientes de incorporación y de incorporación y planes de mejora. Y en 2017 hay otros 98. La incorporación al campo es un tema cultural, antiguamente era duro, ahora trabajar en la agricultura es cómodo. El campo es rentable, tiene toda la dignidad y una buena calidad de vida. El problema para los más jóvenes es el acceso a las tierras. Los agricultores jubilados no venden y, por otro lado, falta la mentalidad empresarial en parte del sector y son empresarios.

¿Su mayor preocupación como jefe del Servicio Territorial?

Llevamos unos años de relativa tranquilidad sin sobresaltos sanitarios importantes. Seguimos controlando la ‘lengua azul’ y en breve la langosta. Pero el día a día hace que me preocupe todo. Me preocupa que hace tres semanas tuvimos un operativo en Encina de San Silvestre, con más de 130 ovejas muertas de hambre en una explotación. Hay un aumento de casos similares con perfiles concretos. Y me preocupa la gestión de la PAC, que se pueda entrar en las tierras y que, con el nivel de humedad que hay en las parcelas, nos tendremos que enfrentar a un año de malas hierbas y de plagas. Estamos preparando ya el plan contra la langosta para empezar las prospecciones en la zona norte de Ciudad Rodrigo, Vitigudino y Ledesma y veremos la evolución porque la climatología es vital y en menos de una semana, con una ola de calor, aparezcan los adultos.

¿Qué balance realiza de 12 años como máximo responsable de Agricultura y Ganadería?

No tengo malos recuerdos, sí ha habido momentos duros y complicados pero todo es una experiencia. He aprendido mucho de tantas cosas que desconocía.

¿Cómo es la relación con la Consejería?

Son muy conscientes de la importancia de Salamanca, tanto en ganadería como en agricultura.

Fotos: Alejandro López