Viernes, 21 de septiembre de 2018
Ledesma al día

El Encuentro despide con júbilo la Semana Santa en Ledesma

Portada a hombros, la imagen de la Virgen Marí, cubre la distancia final corriendo y arrodillándose en tres ocasiones hasta alcanzar la imagen de Cristo Resucitado, en uno de los momentos más singulares de la procesión del Domingo de Resurrección en la villa
La Virgen María, con el manto blanco y la corona de plata

La Plaza Mayor y la iglesia de Santa María La Mayor han acogido el tradicional Encuentro de la Virgen María y Cristo Resucitado. Como seña de identidad de la Semana Santa de Ledesma, la imagen de la Virgen María, que es portada a hombros con gran habilidad, cubre la distancia final corriendo y arrodillándose en tres ocasiones hasta alcanzar la imagen de Cristo Resucitado. Uno de los momentos más esperados por los siempre numerosos fieles que acompañan la procesión del Encuentro.

Jornada de elegría para celebrar el Domingo de Resurrección, acompañada por el buen tiempo. Al compás de las campanas de Santa María La Mayor se han abierto las puertas de la iglesia dar paso a la imagen de la Virgen María, sobriamente enlutada, seguida de Cristo Resucitado. Manto negro del que será despojada, dejando paso al blanco, y colocándole una corona de plata.

Tras el encuentro, las imágenes de Cristo Resucitado y la Virgen María han recorrido en procesión parte de las calles del casco antiguo, para regresar de nuevo a Santa María La Mayor donde se ha celebrado la Misa de Pascua.