Miércoles, 22 de agosto de 2018
Ciudad Rodrigo al día

La Charrada brinda un completo tour provincial rematado con aire andaluz y acrobacias portuguesas

CIUDAD RODRIGO | Por primera vez, el galardón ‘Encina Charra’ ha recaído en un artesano, Manuel Pérez González

La Plaza Mayor de Ciudad Rodrigo fue escenario durante la tarde del Sábado Santo del evento más importante de exaltación de la cultura tradicional que se celebra cada año en la provincia de Salamanca: el festival principal de la Fiesta de La Charrada, que contó con una muy buena asistencia de público, que disfrutó durante buena parte de la tarde de los rayos del sol.

El Festival consistió como es tradicional en un completo tour por la provincia de Salamanca, presentándose grupos de distintas comarcas, que se complementaron con dos grupos foráneos: uno de Andalucía y otro de Portugal. Todos ellos (excepto el procedente de Portugal, que llegó un poco tarde tras no atinar con el lugar) comenzaron la tarde realizando un pasacalles desde la Casa de la Cultura hasta la Plaza Mayor, en el que tomaron parte unos cuantos tamborileros más.

El Festival en la Plaza, presentado por José Ramón Cid Cebrián, se abrió con la representación de Ciudad Rodrigo, integrada por el joven tamborilero Juan Antonio Muñoz y dos parejas de bailadores del grupo El Roble Charro. A continuación, fue turno para la comarca de La Armuña, con un grupo procedente de Villares de la Reina que hizo el primer baile de la rosca de la tarde.

De ahí se saltó a La Ramajería, con un grupo de Barruecopardo que ofreció dos bailes, uno de ellos de la bandera, en el cual participó un bailador que estuvo en la primera Charrada, celebrada en 1980. De una localidad relativamente cercana, Aldeadávila de la Ribera, llegó la representación de la comarca de La Ribera, consistente en un matrimonio formado por Ezequiel Mota y su esposa Luisa, que hizo el baile de la Rosca con la compañía de Manuel Hernández, 5ª generación de una misma familia de tamborileros.

Cruzado el ecuador de los grupos, se regresó a la comarca de Ciudad Rodrigo para que actuase un grupo de Peñaparda en representación de El Rebollar con la carismática Isabel Ramos, premio Encina Charra 2016. El tour provincial concluyó con aires de la Sierra de Francia, con otro histórico, Poldo de Mogarraz, junto a la bailadora Esther, de Casas del Conde. Ante la baja de última hora del tamborilero que iba a venir con ellos de La Alberca, repitió en el escenario Manuel Pérez, del grupo de Villares de la Reina.

Finalizado el tour provincial, se produjo la entrega del premio Encina Charra que da el Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo cada año a personas que hayan destacado a la hora de la difusión de la cultura tradicional de la tierra salmantina. Este año, por primera vez desde la creación de La Charrada y del Premio, el galardón ha recaído en un artesano de flautas y tamboriles, Manuel Pérez González. Tras recibir el galardón, cogió la gaita y el tamboril que también toca, mientras su hijo y su nieta se pusieron a bailar. En agradecimiento, el premiado regaló una flauta al Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo.

La recta final del Festival de La Charrada estuvo dedicada a dos grupos de fuera cuyos instrumentos tienen similitudes con la gaita y el tamboril de la provincia de Salamanca. En primer lugar, hubo aires andaluces, del Campo de Andévalo y Sierra de Huelva, con el tamborilero Curro Gadea y las bailaoras Reyes y Milagros, que lucieron trajes de faralaes.

Y como conclusión, se contó con un grupo de Prado Gatâo, de la región portuguesa de Miranda do Douro, que causaron una grata impresión con sus bailes de palos, algunos toques ‘de humor’, e incluso con acrobacias sobre el escenario, como se puede ver en la imagen de portada.

Una vez se dio por finalizado el Festival (a las 19.30 horas) se entró en la parte más abierta de La Charrada, con varios bailes populares en la Plaza entre el público y algunos de los participantes en el Festival. En ese momento se dio a repartir el bollo maimón empleado en los bailes de las roscas, que duró apenas un minuto. En el momento de conclusión del Festival, todavía permanecían instalados en la Rúa del Sol parte de los puestos del Mercado Charro que se ha estrenado en La Charrada 2018.