Jueves, 16 de agosto de 2018

La carta para la prueba del cáncer del colon acaba en la papelera el 63% de las veces

La extensión a toda la población de riesgo, de 50 a 69 años, aumenta la cobertura pero no logra incrementar el porcentaje

Campaña de la AECC Salamanca para la prevención del cáncer de colon

Un diagnóstico precoz salva la vida en el 90% de los casos de cáncer colorrectal. Un rechazo a su detección temprana permite un desarrollo silencioso que, cuando se deja ver con síntomas, suele estar ya muy avanzado y las posibilidades de supervivencia se reducen drásticamente.

Un sencillo test, totalmente indoloro y gratuito, puede ser la diferencia entre la vida y la muerte. Sin embargo, lo desagradable de la prueba –al tener que recoger y entregar en el centro de salud una muestra de heces obtenida con un bastoncito–; la pereza de pedir cita previa, esperar a la consulta con enfermería... volver otro día a devolver el kit, y todavía el desconocimiento del programa del cribado de cáncer colorrectal hacen que la población de riesgo invitada a participar en el mismo tienda a rechazarlo. La carta llega ya, se extendió al completo en 2017, al 100% de la diana, a las personas que tienen entre 50 y 69 años de Castilla y León. Solo están excluidas las que por otros criterios médicos, generalmente por tener familiares cercanos con tal diagnóstico, ya se han hecho una colonoscopia.

Así, la carta de Sacyl termina en la papelera en el 63,21% de los casos, según los datos del pasado ejercicio facilitados por Salud Pública. Las cifras de participación, además, han empeorado progresivamente en los dos últimos años en los que se han incorporado los más jóvenes de la población diana prevista. En 2017, el plan preventivo se extendió a los que tenían entre 50 y 55 años y el rechazo aumentó a la par en el 1,54%. La implicación más alta fue la de 2015, cuando el programa ya consolidaba dos años de implantación y estaba solo dirigido al tramo más alto de edad, a las personas de entre 60 y 69 años. Entonces logro llegar al 41,2% de cobertura.

Los diversos estudios, alguno de EE UUque arrastra más años de experiencia, apunta a una posible reducción del 53% de la mortalidad con estas pruebas y otros aseveran que la realización del test podría detectar entre el 30% y el 35% de los cánceres de colon. Son los datos que maneja la AsociaciónEspañola contra el Cáncer (AECC), una organización que trabaja en la campaña y promoción del Test de Sangre Oculta en Heces (TOSH), especialmente con motivo, este 31 de marzo, del Día Mundial Para la Prevención del Cáncer de Colon. Es este tumor “el más frecuentemente diagnosticado en la población española. En Castilla y León se detectaron en 2017 un total de 783 casos nuevos en personas en la franja de edad de riesgo, y se registraron 237 defunciones, según el Observatorio del Cáncer de la AECC”, señala el presidente de la organización en Valladolid, el doctor Javier Arroyo.

En el último ejercicio cerrado, el de 2017, el programa se dirigió a 378.173 personas de 50 a 69 años. En cuanto a los resultados –en este caso los datos son provisionales todavía– fueron positivos para 7.151, es decir, para el 6,83% y se detectaron 618 casos de adenomas (tumores) de alto riesgo y otros 253 de cáncer invasivo. El aumento de la cobertura del programa incrementa lógicamente el número de casos positivos, hasta multiplicarse por 23 desde 2013; aunque no el porcentaje –que descendió en un solo año del 8,8% al 6,8%–debido a que la incidencia es mayor entre las personas de más edad de las estudiadas.

Fueron así 7.151 las colonoscopias realizadas por derivación desde estas pruebas el año pasado mientras solo fueron 3.866 en 2014 y apenas 302, un año antes, según datos de Sacyl. El programa tiene como objetivo reducir la incidencia y la mortalidad por este tipo de proceso oncológico, mediante la detección de lesiones precancerosas (pólipos) y cánceres colorrectales cuando aún no presentan síntomas.

Fuente: El Norte de Castilla