Sábado, 18 de agosto de 2018

Ya está aquí la Semana Santa

Como cada año, aunque en fechas que varían de uno a otro, ya está aquí la Semana Santa, lo que supondrá en muchos casos la vuelta por unos días a sus lugares de origen de miles de emigrados salmantinos, que tuvieron que irse fuera de los límites provinciales para poder desarrollar su vida.

En nuestra provincia, la Semana Santa tiene como punto de partida el Viernes de Dolores, cuando la Dolorosa recorre las ciudades de la vetusta y renacentista capital provincial, con punto de partida y llegada en la iglesia de la Vera Cruz, aquella que acoge a la Hermandad más antigua de la semana salmantina, y que posee medio milenio de vida ya, habiendo sido fundada en 1506.

No obstante, no es hasta el Domingo de Ramos cuando realmente la eclosión de la Semana Santa se deja sentir en toda la provincia, con la procesión de la 'burriquilla' y los niños como grandes protagonistas de dicha jornada. Niños que habrán de tomar el relevo en el futuro para que nuestras procesiones 'semanasanteras' puedan seguir gozando de buena salud.

Pero decir 'Semana Santa' es sinónimo de aparejarlo mentalmente al Jueves y al Viernes Santo, días grandes de la misma, en los cuales se desarrollan el grueso de las procesiones de nuestra provincia. Salamanca, Ciudad Rodrigo, Vitigudino, Béjar, Peñaranda, Ledesma, Alba,… se visten de gala esos días para ver desfilar por sus calles unas obras de arte que representan la pasión de Cristo.

Pasión, devoción y recogimiento religioso, con un paisanaje sobrecogido por el silencio de unas procesiones, solo roto por los sones de las bandas de música que acompañan a los pasos, y por el ritmo que marcan los pies que, a la par que la música, trasladan a los pasos procesionales por el recorrido previamente establecido, para que todo aquel que quiera, pueda conocer mediante las tallas qué le ocurrió a Jesucristo en sus últimos días.

En cuanto a los medios de comunicación, cada año televisiones y radios suelen poner su principal foco de atención en la Semana Santa de las ciudades andaluzas, y especialmente en la de Sevilla, dejando un tanto de lado las procesiones que se desarrollan más al norte, y que en el caso de Salamanca o la cercana Zamora, están declaradas de Interés Turístico Internacional.

En este sentido, quizá cabría esperar una mayor atención de los medios a la Semana Santa del antiguo Reino de León, habida cuenta de que fue en este austero territorio en el que parece situarse el origen de la Semana Santa en el siglo XII, estando atestiguadas documentalmente las procesiones de Zamora en el año 1179, estimándose en ese mismo siglo también el origen de la Semana Santa salmantina.

Raíces de la Semana Santa datados en estos lares cuando el sur de Hispania aún era musulmán y aun faltaba medio siglo para que Alfonso IX llegase con sus tropas a la sierra de Huelva, o Fernando III 'el Santo' hiciese lo propio unos años después en los territorios no granadinos de la actual Andalucía.

Orígenes de una tradición casi milenaria, en que se representan unos hechos de hace dos milenios, y en los que Jesucristo, por decirse hijo de Dios, y por cuestionar el orden establecido, situándose junto a los pobres y defenestrados por las autoridades romanas y judías de la época, acabó siendo crucificado.

Cabe preguntarse, dos milenios después, y pese a tener casi mil años de procesiones a nuestras espaldas representando la pasión de Cristo, si muchos no acabarían firmando el mismo destino para quien, hijo de Dios o no, no supo más que amar e intentar ayudar al prójimo, hasta sus últimas consecuencias. Ojalá todos seamos dignos de su ejemplo y, viendo estos días en nuestras procesiones lo que sufrió Cristo por ello, seamos capaces de poner las bases para no hacer sufrir a los demás, a todos aquellos que nos rodean y son compañeros de vida de nuestro tiempo.