Lunes, 20 de agosto de 2018
Ciudad Rodrigo al día

Detenidos seis jóvenes de Ciudad Rodrigo de entre 18 y 28 años que habían cometido siete robos

La Guardia Civil da por desarticulado el grupo criminal, investigando además a otras tres personas por su vinculación con el mismo

Objetos recuperados por la Guardia Civil

La Guardia Civil ha desarticulado en los últimos días un grupo criminal integrado por seis jóvenes de Ciudad Rodrigo de entre 18 y 28 años de edad que habían cometido varios delitos contra el patrimonio en las últimas semanas en distintas localidades de la comarca mirobrigense.

Según informa la Guardia Civil, entre el 27 de enero y el 21 de febrero se presentaron varias denuncias por robos y hurtos acaecidos en La Atalaya, Serradilla del Arroyo, Campillo de Azaba, El Bodón, Sancti-Spíritus y Tenebrón. En esos hechos delictivos habían sido sustraídos diversos objetos y materiales como herramientas eléctricas, bicicletas de montaña, cañas de pescar, gasóleo, e incluso tres armas largas junto a su correspondiente munición: un rifle anestésico y dos escopetas de calibre 12.

Las investigaciones a raíz de esas denuncias permitieron determinar que todos los hechos estaban relacionados, y que eran obra de un grupo organizado que planificaba y coordinaba los robos antes de cometerlos. En este sentido, la Guardia Civil explica que cada uno de los miembros del grupo criminal tenía “un cometido perfectamente detallado, tanto en la ejecución de los delitos como en la fase de ocultación y venta de los efectos sustraídos”.

Estas averiguaciones llevaron a la detención entre las jornadas del lunes y el martes de los 6 jóvenes mencionados, residentes todos ellos en Ciudad Rodrigo, acusados de 7 robos con fuerza y un hurto. Además, tienen la calidad de investigados otros tres varones: uno de ellos por su participación con el grupo criminal en un hurto de ganado, y los otros dos como supuestos autores del delito de receptación (al comprar herramientas sustraídas en los robos).

En lo que se refiere a los objetivos sustraídos, se han podido recuperar la práctica totalidad de los mismos. La gran mayoría estaban escondidos en una propiedad de un familiar de uno de los detenidos, aunque las tres armas de fuego habían sido enterradas en una finca de Cáceres. Todos los objetos están bajo custodia de la Guardia Civil hasta su devolución a sus propietarios.