Miércoles, 19 de septiembre de 2018
Ciudad Rodrigo al día

La Mancomunidad Riberas del Águeda cede de forma gratuita el Parque de Bomberos a la Diputación

El método aún por decidir que sustituirá a los contenedores soterrados del centro histórico no tendrá coste adicional para Miróbriga

La Asamblea de Concejales de la Mancomunidad Riberas del Águeda, Yeltes y Agadón (de la que forman parte ediles de los municipios que integran la Mancomunidad) ha aprobado el inicio de los trámites para la cesión gratuita del Parque de Bomberos de Ciudad Rodrigo a la Diputación de Salamanca.

La cesión del Parque se produce tras solicitarlo la propia Diputación provincial, en aras de la “mejor prestación del servicio”, según plantearon a la Mancomunidad desde La Salina, que fue la entidad que en su día pagó la mayor parte del edificio, que entró en funcionamiento a finales del año 2012.

Los trámites de la cesión durarán unos 6 meses, entrando en vigor en el año 2019. A partir de ese momento será la Diputación la que decidirá el futuro del Parque, incluido cómo funcionará (puede sacar la gestión a licitación abierta, puede firmar un acuerdo con la Asociación Humanitaria de Bomberos Voluntarios que se encarga en la actualidad del mismo, etc).

Hay que apuntar que la cesión a la Diputación se produce sine die siempre y cuando se mantenga la finalidad (es decir, que siga siendo un Parque de Bomberos) para la cual el Ayuntamiento cedió en su día a la Mancomunidad Riberas del Águeda el terreno donde está levantado el edificio.

Por otro lado, en la última Asamblea de Concejales de la Mancomunidad también se volvió a tratar qué solución se le puede dar a la retirada de los contenedores soterrados del centro histórico de Ciudad Rodrigo. Según figura en el último contrato firmado por la Mancomunidad con Urbaser, esta empresa debe retirar este modelo de contenedores debido a los problemas de filtraciones y de seguridad laboral que generan, y sustituirlos por otros semisoterrados (con un presupuesto de 130.000€). Sin embargo, en la actualidad esta opción de contenedores semisoterrados está descartada al ser considerados inapropiados para el centro histórico.

Lo que está sobre la mesa es que en el centro histórico se coloquen en varios puntos ‘a ras de calle’ contenedores ‘normales’, pero no del estilo tradicional de los contenedores de residuos orgánicos (de color verde), sino un modelo más integrado con el entorno histórico, al estilo de los que se están colocando en Salamanca capital. Mientras, en otros puntos de relevancia (al lado de los principales monumentos), se optaría por un modelo de quita y pon, es decir, los contenedores sólo estarían colocados en el tramo horario en que se puede tirar la basura.

La sustitución en sí de los contenedores soterrados por unos ‘normales’ tendría un coste de 100.000€, con lo cual se ahorrarían 30.000€ respecto al presupuesto inicialmente previsto en el contrato. Sin embargo, la modalidad ‘quita y pon’ implica un incremento en el coste del contrato de 11.000€ al año. Los tres primeros años el coste estaría cubierto por ese ahorro mencionado de 30.000€, pero el problema estaría a partir del siguiente, centrándose el debate en quién debe hacerse cargo de ese coste adicional.

En un principio, la Mancomunidad, presidida por Bienvenido Garduño, quería que fuese el Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo el que asumiese ese coste, a lo que el Consistorio se ha negado ya que considera que se haría un doble pago. Además, desde el Ayuntamiento se recuerda que la Mancomunidad tiene un remanente de tesorería de unos 300.000€, con lo cual el coste adicional sería asumible por la entidad.

Finalmente, según se indicó en la última Asamblea de Concejales, la Mancomunidad ha aceptado el planteamiento de que el Ayuntamiento mirobrigense no pague el coste adicional. Según se apunta desde el Consistorio, en estos momentos están a la espera de recibir noticias de la Mancomunidad de cómo será el nuevo modelo de recogida de basuras en el centro histórico.