Viernes, 17 de agosto de 2018

Guillermo del Toro triunfa en los Oscar con los premios a mejor dirección y mejor película

Frances McDormand se lleva el galardón como mejor actriz, Gary Oldman el de mejor actor y ‘Dunquerque’ se lleva tres estatuillas

Guillermo del Toro con sus dos premios

'La forma del agua', la cinta fantástica de Guillermo del Toro, ha sido la ganadora de los Oscar, al llevarse cuatro de las trece estatuillas a las que estaba nominada, en una edición de lo más repartida. En concreto, la película se ha llevado dos de las estatuillas más codiciadas: la de mejor dirección y la de mejor película. "Soy un inmigrante, al igual que Gael García Bernal, Alejandro Iñárritu, Alfonso Cuarón, Salma Hayek... Creo que lo que hace nuestra industria es borrar las líneas que nos separan", ha dicho el cineasta al recoger el premio a mejor director. Se convertía así en el tercer realizador mexicano en alzarse con la estatuilla de la historia. La cinta también se hacía también con los galardones a la mejor dirección artística y a la mejor música original para Alexandre Desplat.

Pero fue Frances McDormand, ganadora del Oscar a la mejor actriz por 'Tres anuncios en las afueras' -la cinta obtuvo dos estatuillas-, quien protagonizó uno de los momentos más emotivos de la gala. La actriz, que recibía el segundo galardón once años después de su papel en 'Fargo', pedía a las nominadas de todas las categorías que se pusieran en pie y la acompañaran. "Todas tenemos historias que contar y necesitamos financiarlas. Pero no queremos hablar esta noche, queremos entrar en los despachos", decía arrancando los aplausos de un Dolby Theatre eufórico.

En cambio, Gary Oldman se mostró agradecido a Estados Unidos. El veterano actor británico, nominado por segunda vez en su carrera, se hacía con el trofeo a mejor actor por su papel de Winston Churchill en 'El instante más oscuro' -obtuvo otra estatuilla a mejor maquillaje-. "Nos ha costado veinte años llegar hasta aquí", recordaba.

Lo cierto es que ha sido una gala más seria que de costumbre, marcada por el tumultuoso año que ha vivido Hollywood y en el que las reivindicaciones en contra del acoso sexual y en materias como la inmigración han tenido una relevancia especial. Quizá por ello la designación de Jimmy Kimmel, un anfitrión con un tono más amable del habitual y menos mordaz, ha sido la idónea.

Sus primeras palabras han estado dedicadas al calamitoso fallo que el año pasado daba el Oscar a la mejor película al musical 'La La Land' cuando la vencedora era, en realidad, el drama independiente 'Moonlight'. "Este año, cuando oigan su nombre no se levanten tan rápido", ha dicho Kimmel provocando las risas de la platea. Felicitaba también al mexicano Guillermo del Toro por sus trece nominaciones en 'La forma del agua': "Hiciste una bella película. Y gracias a Guillermo, recordaremos por siempre este año como el año en el que los hombres la cagaron tanto que las mujeres empezaron a salir con peces", señalaba.

Poco después tocaba ponerse serio y abordaba varios de los escándalos que han azotado Hollywood 2017. "El Oscar es el premio más querido. ¿Y por qué? Las manos están donde deberían verse, no dice palabrotas y no tiene pene", ha argumentado no sin sorna. Aprovechaba así para hablar de la expulsión de Harvey Weinstein de la academia y para reivindicar que no se puede permitir que algo así ocurra. En este sentido, ha hecho hincapié en que estas denuncias deberían haber llegado antes. "El mundo nos está mirando. Tenemos que dar ejemplo", ha explicado.

Era tiempo, pues, de hablar de la brecha salarial, de la ruptura de los techos de cristal -aunque no se hizo con la estatuilla, era la primera vez que una mujer, Rachel Morrison, era nominada a la mejor fotografía en los 90 años de historia del galardón, y Greta Gerwig, que también se fue de vacío, era la quinta nominada a la mejor dirección de los premios-, del triunfo de 'Black Panther' en la taquilla y del 'Time's Up', la plataforma que ha elevado la voz contra el acoso sexual en la industria cinematográfica.

Pero no solo Kimmel se puso serio y reivindicativo. El pakistaní Kumail Nanjiani y la keniata nacida en México Lupita Nyong'o, encargados de dar el Oscar a la mejor dirección artística a 'La forma del agua', afirmaban en el escenario: "Los sueños son la base sobre la que se sustenta Hollywood y América. A todos los 'dreamers' (soñadores) ahí fuera, estamos con vosotros". Lo hacían en alusión a los cientos de miles de jóvenes indocumentados que llegaron a EE UU de niños y que dependen de la protección del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

Pese al afán reivindicativo, también hubo espacio para el humor. Quizá el momento que levantó la gala fue cuando el presentador, junto a celebridades como Gal Gadot y Mark Hamill , irrumpió en una sala de cine cercana al Dolby Theatre para dar las gracias "literalmente" al público "por ir al cine". La cara de los espectadores no tenía precio.

Los tres galardones de 'Dunkerque'

El primer Oscar de la noche era para Sam Rockwell como mejor actor de reparto, por 'Tres anuncios en las afueras'. El intérprete dedicó la estatuilla al fallecido Philip Seymour Hoffman. Allison Janney, muy conocida por su papel de portavoz de la Casa Blanca en 'El lado oeste de la Casa Blanca', recibió la estatuilla a la mejor actriz de reparto por 'Yo, Tonya. "Lo he hecho todo yo sola", dijo entre risas.

A los noventa años, James Ivory se convertía en el oscarizado con más edad de la historia -exceptuando los galardones honoríficos- por el mejor guion de una adaptación por 'Call Me By Your Name', la historia de un primer amor homosexual. Más sorprendente era el Oscar al mejor guion original para Jordan Peele por 'Déjame salir', una película que vuelve a poner sobre la mesa el racismo pero en una cinta que conjuga el humor, el terror y lo fantástico que ha funcionado excelentemente en la taquilla americana.

'Dunkerque', la cinta de Christopher Nolan, fue la segunda más galardonada de la noche con tres estatuillas en apartados técnicos. El primero fue a la mejor edición de sonido -era el cuarto Oscar para Richard King y el primero para Allen Gibson-; el segundo, para la mejor mezcla de sonido, y el tercero, hacia la mitad de la gala, para el mejor montaje.

Dos galardones para 'Coco'

'Coco', la última cinta de animación de Pixar, lograba dos estatuillas. Por un lado, a la mejor película de animación -"Muchas gracias y ¡que viva México!", ha gritado el niño que pone la voz a su protagonista Miguel- y por el otro a mejor canción por 'Remember Me'. La canción, de hecho, sonó a lo largo de la noche con un desafinado Gael García Bernal que, afortunadamente, daba paso a la brillante Natalia LaFourcade.

'Blade Runner 2049' obtenía también dos estatuillas a los mejores efectos especiales y a la mejor fotografía. Roger Deakins conseguía al fin su primer galardón después de trece nominaciones.

Rita Moreno apostó por el mismo vestido con el que en 1962 ganó el Oscar. La intérprete de 'West Side Story' recibió una gran ovación a su llegada al escenario del Dolby Theatre para dar el Oscar a la mejor película de lengua extranjera, que fue para 'Una mujer fantástica', de Sebastián Lelio, la primera estatuilla en esta categoría que se lleva una película chilena.

La canción 'Stand Up for Something', de la película 'Marshall', protagonizó otro de los curiosos momentos de la noche. ¿Por qué? El cocinero asturiano José Andrés subía al escenario entonces junto a Common y Andra Day y aprovechaba para mostrar la bandera de Puerto Rico durante el tema, donde lleva meses repartiendo comida para paliar las necesidades de la población tras el huracán María. Y en el 'In Memoriam' de la gala, donde se recuerda a los miembros de la industria del cine fallecidos, Eddie Vedder interpretó una canción de Tom Petty.

Otros galardones

A sus 93 años, Eva Marie Saint, protagonista de algunas de las mejores películas de Alfred Hitchcock y compañera de Marlon Brando en 'La ley del silencio', entregó el Oscar al mejor diseño de vestuario, que fue para 'El hilo invisible', de Mark Bridges. Por su parte, 'Icarus', una cinta sobre el dopaje, se llevaba el Oscar al mejor documental.

Más sorprendente, sin duda, es que la exestrella de los Lakers Kobe Bryant haya ganado un Oscar, junto al animador Glen Keane, al mejor corto de animación por 'Dear Basketball', basado en la misiva que el jugador escribió cuando dejó el baloncesto. La pieza cuenta con música de John Williams.

Finalmente, el galardón al mejor corto documental fue 'Heaven is a traffic jam on the 405'; mientras que el Oscar al mejor corto de ficciónfue a parar a 'The silent child'.