Jueves, 20 de septiembre de 2018

Gracias, Forges

 

      El humor gráfico puede ser bueno o malo por muy diversos motivos; el principal, el grado de inteligencia. Y Forges era muy inteligente. Mi breve artículo de hoy es para reiterar el agradecimiento por haber permitido que sus viñetas ilustrasen el libro La televisión y los niños, que publiqué en 1996 con Luis Miguel Pedrero. Como puede verse en el comentario que nos dedicó de su puño y letra, a Antonio Fraguas le había parecido interesante la investigación que realizamos acerca de la influencia de la tv en el público infantil. Otro motivo, superficial sí pero también gratificante, es haber compartido con él la condición de hincha del Athletic de Bilbao. Donde quiera que se encuentre, descanse en paz su espíritu crítico, irónico y socarrón.