Martes, 18 de diciembre de 2018
Ciudad Rodrigo al día

El Carnaval 2018 llega a su epílogo con un rico guiso de carne con patatas para 3.000 personas

CIUDAD RODRIGO | El tiempo previo a la comida fue animado musicalmente por la Charanga Los Bemoles

A la hora de publicarse esta información –primera hora de la tarde del Domingo-, Ciudad Rodrigo está en pleno epílogo tanto de su Carnaval 2018 como del intenso periplo festivo que ha tenido en el mes y medio que llevamos de año con las celebraciones de San Sebastián, San Antón, San Blas y las Águedas, algunas de las cuales se han entremezclado con las actividades carnavaleras.

Este epílogo que es el Domingo de Piñata tiene lugar por segundo año consecutivo en la carpa del Paseo Fernando Arrabal y su entorno, contando este año durante todo el día con la compañía del sol (el año pasado estuvo nublado), aunque hizo un molesto viento en algunas franjas de la mañana, que al menos no se dejó sentir dentro de la gran carpa.

El público no empezó a llegar a la zona hasta última hora de la mañana, pero la actividad comenzó a primera hora, para tener listo a la hora de comer el tradicional guiso de carne con patatas, que ya se empezó a preparar en la tarde sabatina con el corte de las patatas y de la carne, todo ello a cargo del habitual equipo de cocina liderado por el chef José Luis Benito.

Este año, se preparó comida para unas 3.000 personas, empleando 600 kilos de patatas y casi 400 de carne, procedentes de los dos novillos a los que se dio muerte en la novillada del Bolsín de la tarde del Lunes de Carnaval (en torno a 180 kilos de uno de los animales y unos 190 del otro). Ese guiso fue preparado a lo largo de la mañana justo al lado de la gran carpa del Paseo, que se llenó de mesas y sillas para la hora de la comida, cuyo tiempo previo fue animado por la Charanga Infantil Los Bemoles.

Poco a poco esas mesas y sillas se fueron llenando, a la par que se iba configurando la cola para ser los primeros en recoger la comida, que fue servida directamente en platos (más grandes que los del año pasado), acompañados de pan y una cuchara de plástico.

Como es ‘tradición’ (ya ocurría cuando Piñata tenía lugar en Codemirsa), algunas personas acudieron a la cola con otro tipo de recipientes con el objetivo de llevarse varias raciones para comerlas en familia o con amigos en otros lugares que no fueran la carpa. A diferencia de otros años, en esta ocasión se decidió no servir en estos otros recipientes, teniendo que volcar la comida de los platos en ellos.

Aunque la gente en la cola estaba ‘metiendo prisa’, el reparto de la comida no se inició hasta la hora prevista, las 14.30 horas, desarrollándose a partir de ese momento con bastante fluidez. Como es habitual, entre los cientos de mirobrigenses que se acercaron a por su plato (o a llenar la cazuela) estuvieron varios concejales del Ayuntamiento mirobrigense (al menos Cristian González, Carlos Fernández Chanca y Soraya Mangas).

Una vez con el plato en la mano, llegó la hora de degustar el guiso, llenándose  prácticamente por completo las mesas y las sillas instaladas dentro de la gran carpa (esta vez no hubo en el exterior), donde estuvieron funcionando las barras para servir bebidas. A la hora de publicarse esta información, está cerca de empezar la gran actividad de la tarde de este Domingo de Piñata: la actuación de la Orquesta Pensilvania, en cuyo intermedio se entregarán los premios de los distintos concursos carnavaleros.