Lunes, 9 de diciembre de 2019

Países de “mierda”

El problema de las mentes cerradas es que siempre tienen la boca abierta

El Presidente digital de los Estados Unidos ha dado muestras, por enésima vez en sólo un año al frente de la nación más poderosa del mundo, no sólo de su inoportunidad en la toma de decisiones, también de su pésima educación y su ignorancia al referirse a Haití, El Salvador y otros estados de África como "países de mierda". Y es que sobre la actual situación de estos, muchos de los gobernantes de la nación que en la actualidad Trump preside a golpe de Wasap, tendrían mucho que contarnos

A comienzos de siglo pasado, el gobierno norteamericano presidido por Woodrow Wilson, estaba muy intranquilo por la influencia de la pequeña comunidad alemana residente en Haití, así que para solucionar aquello, en julio de 1915 más de 300 Marines desembarcaron en Port-au-Prince con la misión de salvaguardar los intereses de corporaciones de EE.UU. El gobierno haitiano había recibido, como muchos otros países de Centroamérica y Suramérica, grandes préstamos de los bancos americanos y franceses lo que generó una deuda cada vez más difícil afrontar. El entonces presidente haitiano Rosalvo Bobo anuncio el impago de la deuda y su intención de poner freno a la ocupación. Pero los representantes de los Estados Unidos se hicieron con el control de las aduanas de país, de los bancos y del tesoro nacional. En unas pocas décadas, el estado que ya en 1.794 abolió la esclavitud y que recién estrenado el siglo XIX declaró su independiente ¡la primera democracia negra y republicana del mundo! se transformó en un país de mierda.

El caso de El Salvador fue diferente. En esta ocasión se trataba de un problema de seguridad nacional, que es la justificación que siempre dan los gobiernos de los EE.UU cuando no tienen ninguna otra que dar. La amenaza entonces consistía en una potencial expansión del comunismo en la región centroamericana. Ronald Reagan, asigno un buen montón de recursos financieros y humanos para preservar sus intereses regionales y geopolíticos en el contexto de la Guerra Fría. El conflicto civil – 1980 a 1992 - a que dio lugar la ingerencia americana aún continúa ocasiona secuelas y mantienen al país entre los que el Presidente Trump califica como países de mierda.

El número de territorios de AFRICA, en los que han intervenido de forma importante tanto el ejército como las distintas agencias de los Estados Unidos no está claro. Altos cargos militares han declarado ante el comité del Senado que sólo en el año 2014 fueron más de 650. ¿Su justificación? Pues variada. Lucha contra el terrorismo, expansión del fundamentalismo islámico, existencia de dictaduras o inestabilidad de ciertos gobiernos, eso sí, siempre en defensa de la paz, la democracia y la seguridad. Esta multitud de impresentables mangoneos, pocas veces reconocidos, de las fuerzas norteamericanas en el continente africano vienen produciéndose desde hace años y mantienen a muchas naciones africanas entre las calificadas por Trump como países de mierda.

¿Y en otras regiones del mundo? Pues también, Irán, Irak, Vietnam, Indochinas, y otras muchas que no sabemos, pero los GPS de los relojes de pulsera se sus soldados han puesto al descubierto la existencia de bases secretas en muchos lugares ¿con qué fin?.

Como no podía ser de otra manera, en los países aludidos, las palabras de Trump han sido calificadas como racitas, ofensivas, insultantes y ofensivas, además de groseras, pero lejos de arremeter contra los ciudadanos estadounidenses y haciendo gala de una mayor educación que la puesta de manifiesto por el rubio presidente, han respondido con sarcasmo e ironía y tratando de aprovechar la ocasión, no tienen muchas, para promocionarse. Para muestra un botón.

Una empresa de turismo de Namibia comienza así su video promocional hacen una invitación al Presidente de los EE.UU: "Si alguna vez quiere salir de su perfecto país, nos gustaría invitarle a la mierda de Namibia, uno de los mejores países de mierda" Imagino que su contestación no la colgará en Twitter.