Domingo, 19 de agosto de 2018

Los pensionistas de Castilla y León, entre los más ahorradores de España

Sumadas las pensiones contributivas, planes y otros ingresos, declaran al IRPF 13.909 euros por persona
Jubilados salmantinos en un asamblea de la federación provincial

Los pensionistas de Castilla y León declaran unos ingresos 170 euros superiores a los de la media nacional. La cantidad total de la que dispusieron en el año 2016 fue de 13.909 euros, según un informe de Hacienda sobre ‘Mercado de Trabajo y Pensiones en las Fuentes Tributarias’. En esa cifra están incluidas las prestaciones públicas contributivas, los planes privados y cualquier otra retribución, dineraria o en especie, que tuvieran en ese año. Frente a este mayor poder adquisitivo de los pensionistas de la región, los trabajadores de la comunidad declararon a Hacienda en el IRPF unas rentas salariales totales 520 euros por debajo de las del conjunto del país.

En el caso de las pensiones contributivas del sistema público, solo las más bajas (orfandad, 412,5 euros en enero pasado y favor de familiares, 548) se sitúan en Castilla y León por encima de la media nacional, en concreto en 30 y 8 euros mensuales, respectivamente. Por el contrario, la pensión media es casi 15 euros menor que la del conjunto de España, y lo mismo sucede con las que tienen cuantías más elevadas: la de incapacidad permanente, que está un euro por debajo; la de jubilación 21 euros y la de viudedad, 10. El Ministerio de Empleo y Seguridad Social abonó en la comunidad en enero de este año 610.088 pensiones contributivas.

Pero las fuentes tributarias aportan una información que incluye a todas las personas que han recibido a lo largo del año (aunque no hayan sido los doce meses) retribuciones declaradas en la clave B (pensionistas y perceptores de haberes pasivos) y, en este caso, el número de beneficiarios de Castilla y León en 2016 ascendió a 663.213 personas.

Las percepciones que contempla la estadística de la Agencia Tiributaria, por su parte, son todas aquellas «no exentas del IRPF correspondientes a las pensiones y haberes pasivos de los regímenes públicos de la Seguridad Social y clases pasivas, así como las que correspondan a las demás prestaciones, ya sean públicas o privadas, dinerarias o en especie» o «las prestaciones por incapacidad permanente o gran invalidez que estén exentas y las pensiones por inutilidad o incapacidad permanente».

Casi dos tercios perciben prestaciones inferiores a 1,5 veces la pensión mínima

De modo que al agregar los planes privados individuales, una inversión en la que los castellanos y leoneses aparecen como los segundos con mayor porcentaje de adeptos (21,5% de los habitantes) del país, la renta disponible de las clases pasivas de la comunidad sobrepasa la media.

La pensión media percibida en Castilla y León fue de 13.909 euros en 2016, con 16.171 en el caso de los hombres y 11.341 en el de las mujeres, lo que significa que la pensión media de ellas equivale al 70,1% de la de ellos. En este año, la pensión media en las comunidades de régimen fiscal común, es decir todas menos el País Vasco y Navarra que no figuran en el informe de la AEAT, fue de 13.739 euros. Por provincias, Valladolid se sitúa en cabeza con unos ingresos medios de 15.115 euros anuales, seguida de Burgos (14.838). En la cola aparecen Zamora (11.929) y Ávila (12.109).

El departamento de Cristóbal Montoro recuerda que «el salario y la pensión medios en la estadística tributaria se miden como el cociente de las masas declaradas de rendimientos del trabajo divididas por el número de perceptores, sin tener en cuenta el tiempo efectivo de trabajo o el número de meses en los que se han recibido la pensión» y que «este hecho produce un sesgo a la baja del salario y pensión medios en comparación con otras estadísticas en las que el denominador es el número medio anual de asalariados o pensionistas».

Efecto sustitución

El informe de la AEAT muestra un incremento del 0,3% en el número de personas pensionistas en Castilla y León en 2016 y del 2,6% en la cuantía media de la pensión. Según puntualizan desde CC OO, «el crecimiento de la pensión media tiene su explicación no en el incremento aprobado por el Gobierno, que fue únicamente del 0,25%, sino en el efecto sustitución, dado que por el momento, la cuantía media de las nuevas pensiones es superior a la cuantía media de las pensiones que son baja en el sistema; aunque el ‘gap’ entre ambas es cada vez menor dado que son más las personas con carreras laborales incompletas, además de por la reducción que están teniendo las bases de cotización, como consecuencia de la precarización laboral y de los recortes salariales sufridos por los trabajadores en los últimos años».