Domingo, 19 de agosto de 2018

Escuela itinerante de formación profesional por los pueblos

El objetivo es el desarrollo rural: el intercambio de experiencias y saberes propios de nuestros pueblos para que no desaparezcan, la posibilidad de fijar población e incrementar la convivencia de jóvenes y ancianos.

Iremos los días convenientes entre semana, por ejemplo los jueves y contactando con jubilados trabajadores algunas veces compartiremos saberes como la poda, la fragua, la mimbre, etc. El desplazamiento desde Salamanca será en furgonetas de nueve plazas. Si el jubilado hace de profesor se le puede gratificar con cincuenta euros esa mañana.

Ámbitos de formación:

ANIMACIÓN SOCIOCULTURAL: Talleres de circo ( malabares, break dance, capoeira, acrobacias, canción, latinos, zancos, …). Talleres de grabación de cine, desde la escuela de cine. Talleres de radio. Actividades deportivas. Exhibiciones.

MEDIO AMBIENTE: Rutas botánicas, observación de aves, huertos ecológicos, cestería, apicultura, poda ( viñas, olivos, frutales, encinas, etc), especies protegidas, prevención de incendios. Diseño y mantenimiento de jardines.

SALUD: Programas de primeros auxilios, prevención de drogas, planificación familiar, violencia de género, intervención con menores en resolución de conflictos con el modelo constructivista sistémico y centrado en soluciones.

MEJORA DE INFRAESTRUCTURAS: posibilidad de hacer canchas deportivas con canastas y porterías y también parques infantiles o para ancianos. Nuestros chicos practicarán lo aprendido en soldadura…

Esta es una iniciativa que permite empoderar a chicos con malas etiquetas, les permite hacer el bien y sentirse útiles. Cuando se les conoce se descubren multitud de talentos y buenos sentimientos como pudo comprobar el presidente de la diputación de Salamanca el pasado miércoles. En un dejarse preguntar que le hicieron pudo comprobar que a veces se expulsa de la escuela mucho potencial para mejorar la sociedad.

Pero también se empodera a la sociedad, por una parte esos ancianos olvidados se sentirán importantes explicando a estos jóvenes lo que ni sus nietos se han parado a escuchar. “Ser agricultor es una profesión, no una condena”, estos sabios de los pueblos merecen un reconocimiento y que sus saberes no caigan en el olvido.

Este proyecto será una convivencia y un intercambio que ayudará a mejorar y a animar la vida de algunos pueblos. Empieza de forma humilde, pero puede que llegue a ser una gran solución para recuperar vida en los pueblos a bajo coste, con una economía de subsistencia y una alegría contagiosa. En los pueblos considero que se puede ser más libre y menos dependientes del consumismo continuo y vertiginoso.

No nos consideramos salvadores de nada pero sí sembradores de esperanza.