La iglesia redonda de San Marcos

La originalidad de este templo es su planta circular, única en el románico hispano. Durante mucho tiempo se pensó que su planta circular se debía al hecho de haber sido cubo de la muralla

Situada al norte de la ciudad, junto al recinto de la vieja muralla y muy cerca de la antigua Puerta de Zamora, hay acuerdo entre los historiadores sobre los orígenes y la época de construcción de este templo.

Algunos la remontan a los últimos años del siglo XI, y otros la datan en 1178, ya que figura como parroquia del barrio de Castellanos. Ante la falta de datación cronológica pudo ser construida entre el último terció del siglo XI y primeros años del siglo XII.

La originalidad de este templo es su planta circular, única en el románico hispano. Durante mucho tiempo se pensó que su planta circular se debía al hecho de haber sido cubo de la muralla.

En su momento además de como lugar de oración y culto sirvió como refugio y defensa en caso de ataques. Se cree que los muros interiores debieron estar decorados con bellas pinturas murales góticas del siglo XVI con temas de alusión a la Coronación de la Virgen, San Cristóbal o la Anunciación.


En una de las imágenes que se adjuntan, podemos ver el pórtico que tenía la iglesia en sus principios y que fue eliminado en 1907.

En la otra observamos los puestos y carteles adosados al muro curvo de la iglesia, así como las escaleras de mano que se utilizaban para encender las lámparas de gas.

Autor de las fotografías: Luis González de la Huebra (1855-1922)
Fuente: Luis González de la Huebra y Los orígenes de la modernidad en Salamanca.