Lunes, 20 de agosto de 2018

Cómo mantener tu empleo y ganar un ascenso

No siempre se obtiene un empleo deseado y muchas veces el trabajo no se hace con calidad por falta de motivación

Un empleo es casi un requisito para ser adulto. Una vez se ha alcanzado la mayoría de edad, obtener un empleo se vuelve necesario en la mayoría de los casos. Muchos lo consiguen antes de entrar en la universidad o durante estudian en ella. Al finalizar la carrera, lo que aspira todo estudiante recién graduado es obtener un empleo que le permita crecer como profesional y prosperar para conseguir el éxito que espera.

Obtener un trabajo es saludable. Al tener diferentes actividades y tareas por cumplir, se proporcionan ocupaciones, metas y objetivos a las personas. Sin embargo, conseguir un empleo puede ser complicado. Si se obtiene, lo que más se desea es mantenerlo y esto suele ser difícil. Actualmente, existen más profesionales que puestos de trabajo por lo que obtener uno se convierte en un reto.

No siempre se obtiene un empleo deseado y muchas veces el trabajo no se hace con calidad por falta de motivación. Sin embargo, se debe insistir hasta conseguir estar en el empleo que se desea. A pesar de esto, no es una excusa para hacer mal el trabajo. Cada día hay que despertar con ganas de trabajar.

A continuación te explicamos algunas de las cosas que debes considerar para mantener tu empleo:

Ser optimista: trabajar con personas pesadas y que siempre hablen de forma pesimista puede ser fastidioso. Cuida que tu vocabulario y acciones busquen aprovechar lo mejor de lo que te rodea. De esta forma podrás hacer un buen trabajo.

Para lograr una muy buena actitud es necesario que trabajes en tu vida personal. Traza algunos proyectos en tu vida, como por ejemplo ir al gimnasio o salir a caminar cada semana. Las actividades físicas ayudarán a despejar la mente, más aún cuando las realizas al aire libre.

Cuidar tu salud: en el estrés por mantener tu empleo puede que dejes de dormir, alimentarte bien o hacer ejercicio. Ten en cuenta que, en muchas ocasiones, tú eres un producto que deseas ser promocionado en la organización para la que trabajas. Concéntrate y no desesperes, lo más importante es tu salud.

Ser proactivo: procura cumplir con las actividades que te exigen y, además, traza metas de uno o dos meses dentro de tu puesto de trabajo. Háblalas con tu jefe e infórmale de tu crecimiento cuando estés cerca de la meta.

No solo lleves a cabo actividades para tu éxito personal. Procura hacer actividades que se reflejen en la organización. Por ejemplo puedes tomar la iniciativa de enseñarle el funcionamiento de la organización a algún empleado nuevo o hablar con los supervisores. Ten en cuenta que, en ocasiones, los empleados huyen de esta labor.

Ser sociable: charla con tus compañeros de trabajo y mantén una buena relación con ellos. Tampoco olvides mantener el contacto con las personas que conozcas de tu campo laboral o con aquellas personas que conoces y sabes que en algún momento te podrán ayudar a nivel laboral. Si sabes de personas que puedan aportarte conocimientos o que te ayudarán a avanzar en tu área, no dudes en acercarte y entablar amistad. De esta manera tendrás contactos que te pueden ayudar mientras estés trabajando o cuando quieras conseguir un ascenso.

Algo muy importante que debes cumplir es no comenzar habladurías sobre tus compañeros. Si no tienes algo bueno que decir sobre su trabajo, es mejor no comentar. Recuerda que una persona que tiene el hábito de hablar a espaldas de los demás no es muy agradable y suele incomodar al resto del grupo.

Amplia tus conocimientos: puede que como ya terminaste tus estudios universitarios, sientas que ya no necesitas otro tipo de estudio. Nada más alejado de la realidad. Cada año existe algún avance en todo tipo de oficios. Tu deber es asistir a todos los cursos y talleres necesarios para ampliar los conocimientos que ya tengas.

Es importante y muy útil que también hagas cursos sobre actividades que, aunque no estén directamente relacionadas a tu área, te sirvan como herramientas complementarias. Esto hará que te vayas convirtiendo en uno de los empleados más eficientes en tu organización y poco a poco te conviertas en el mejor en lo que haces.

Enfócate en tu empleo: todos buscamos un equilibrio entre la vida laboral y la personal, pero, cuando se quiere asegurar un puesto de trabajo, lamentablemente se debe descuidar un poco la vida personal. Recuerda que todo lo que hagas en tu puesto de trabajo se trata de convertirte en una pieza esencial en la organización en la cual trabajas. Todo esto sin ir en desmedro de la vida familiar y personal.

Pide un ascenso: así de sencillo. Si has demostrado por un periodo considerable tus habilidades, conocimiento y perseverancia, acércate a tus superiores y solicita un ascenso. Esto demuestra confianza en ti mismo. 

Edith Gómez

Editora de Gananci.com