Sábado, 15 de diciembre de 2018

El servicio de recogida de ropa usada, textil y calzado alcanzó los 335.475 kilos el pasado año

Se han recogido 26.791 kilos más que el mismo periodo del año anterior en los 69 puntos de recogida que se ofrecen en la vía pública

Contenedores para la recogida de material textil y calzado

El servicio de recogida de ropa usada, textil y calzado de origen domiciliario que ofrece el Ayuntamiento de Salamanca alcanzó los 335.475 kilos durante el pasado año, lo que supone un incremento del 8,6% respecto al a 2016 cuando se contabilizaron 308.684 kilos.

Se trata de un servicio gratuito que se presta a través de la Cooperativa de Iniciativa Social y Centro Especial de Empleo Porsiete y que el Ayuntamiento de Salamanca implantó con el fin de mejorar la recogida de estos residuos con la que se facilita las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmosfera y se alarga la vida útil de la ropa.

Los meses de junio y septiembre fueron los que contabilizaron un mayor número de kilos recogidos con 47.803 y 40.100, respectivamente. En el lado opuesto se situó el mes de febrero con 14.391 kilos recogidos.

Actualmente la ciudad cuenta con 69 puntos, repartidos por todos los barrios de la ciudad, donde existen contendedores destinados específicamente al reciclaje de ropa usada, textil y calzado de origen domiciliario. Son de color morado y blanco de unas dimensiones de 1,24 metros de ancho por 1,49 de largo y 1,64 metros de alto y que cuentan en su parte delantera con un hueco para depositar ropa usada, cualquier residuo textil o calzado.

Porsiete garantiza en todo momento la trazabilidad del residuo y de los elementos auxiliares que participan en la recogida del mismo, como pueden ser las bolsas, garantizando que la ropa usada, textil o calzado recogidos llega correctamente a su destino para su reutilización, ya que cuenta con todas las autorizaciones necesarias para la recogida y gestión de ropa y calzado y dispone de las instalaciones adecuadas para el desarrollo de la actividad.

Cerca de 55.000 kilos de aceite recogidos

Por otro lado, durante el pasado año, el Ayuntamiento de Salamanca, a través de la red de contenedores específicos, recogió 54.700 kilos de aceite vegetal usado (aceite de cocina), un 4,24% más que en 2016. El principal objetivo de este sistema es reciclar este residuo como materia prima en la producción de biocarburantes, como el biodiesel. Los meses de febrero y mayo fueron los de mayor recogida, con 10.125 y 8.260 kilos respectivamente, y junio el de menor, con 850 kilos reciclados.

En Salamanca hay distribuidos 69 puntos de recogida de aceite vegetal para facilitar a los ciudadanos el uso de este servicio. Estos recipientes son de color naranja, de unas dimensiones de 135 por 150 centímetros y en su parte delantera cuentan con dos huecos a través de los cuales se pueden depositar los recipientes de aceite de cocina usado.

Para el buen funcionamiento de este sistema es muy importante que los ciudadanos no olviden que siempre hay que depositar el aceite en una botella o recipiente de plástico, cerrada de forma correcta  y nunca verterla directamente al contenedor.

Se estima que cada persona genera al año entre 4 y 6 litros de aceite vegetal usado y que un litro de aceite vegetal contamina 1.000 litros de agua.