Viernes, 19 de octubre de 2018
Ciudad Rodrigo al día

San Sebastián inicia con una subida un poco accidentada el carrusel festivo que concluirá en Piñata

CIUDAD RODRIGO | Casi se fue al suelo a las puertas de San Cristóbal, impactó contra la iluminación navideña y se ‘resistió’ a entrar en la Catedral

Apenas 24 horas después de finiquitar la Navidad, Ciudad Rodrigo se puso en la mañana del domingo el traje de fiesta para arrancar seis intensísimas semanas de celebraciones que no se detendrán hasta el Domingo de Piñata. Durante este intervalo de tiempo, el calendario ofrece las celebraciones de San Sebastián, San Antón (por partida doble), San Blas, las Águedas (que serán el domingo 4), el preCarnaval (las tientas del Bolsín comenzarán el sábado que viene) y por supuesto el Carnaval, que este año cae pronto en el calendario.

La cita de apertura de este carrusel fue como es tradición la subida hasta la Catedral de Santa María de la imagen del patrón de Ciudad Rodrigo, San Sebastián, que tuvo un paseo ‘complicado’ por las calles mirobrigenses. De hecho, estuvo a punto de irse al suelo nada más salir de la Iglesia de San Cristóbal, a donde había ido a buscarle la comitiva que se había puesto en marcha en la calle General Pando, en la casa de José y Carlos Sánchez-Vasconcellos, dos de los mayordomos de este año junto a José Luis y Rodrigo Aparicio Sánchez-Vasconcellos.

Ellos cuatro, junto a otros cofrades, habían pasado por la Plaza Mayor para recoger a la Corporación Municipal (estuvieron todos los concejales menos Carlos Fernández Chanca, Azahara Martín y los tres de IU) y al jefe de la Policía Local, Narciso Caridad, quienes, escoltados por los maceros, bajaron junto a la Banda Municipal de Música, que ponía el cierre musical a una comitiva que abrían los dos tambores que marcaban el ‘Ya me los suben, ya me lo bajan’.

Al interior de la Iglesia de San Cristóbal –donde fueron recibidos por el párroco, Rafael Caño- entraron únicamente el presidente de la Cofradía Alipio Carlos Martín, los maceros, Narciso Caridad y la Corporación, siendo cuatro de sus miembros (Marcos Iglesias, Ramón Sastre, Cristian González y Miguel Matías Rubio) los encargados de sacar del templo la imagen, que estuvo a punto de irse al suelo nada más bajar las escaleras de San Cristóbal, justo cuando los citados concejales decidieron izar a hombros la imagen.

Pasado el susto e interpretado el himno de España, la comitiva se puso en marcha, con la incorporación de más cofrades y del diácono Miguel Ángel García como representante religioso. Transcurridos los primeros metros de la procesión (a la altura de la calle Cárcabas), los concejales que portaban el Santo dieron el relevo a varios miembros de los Bomberos Voluntarios, que fueron los encargados de transportar la imagen durante la mayor parte del recorrido.

La procesión pasó por la calle Lorenza Iglesias, el Parque de La Glorieta, la Glorieta del Árbol Gordo (en la primera ocasión que San Sebastián pasa al lado de ‘La Encina Flaca’) y el Registro, entrando por la bóveda de la Puerta del Conde en la calle Madrid (‘estrenando’ el renovado primer tramo), donde hubo otra incidencia, ya que las ramas de San Sebastián chocaron contra algunos de los elementos del alumbrado navideño (en los siguientes ya se prestó atención para evitarlo).

Alcanzada la Plaza -donde se hicieron las fotos de rigor con la Casa Consistorial de fondo- la procesión tomó la calle Cardenal Pacheco para llegar a las puertas de la Catedral, donde la Banda de Música se despidió interpretando de nuevo el himno de España, que fue seguido por varios Vivas lanzados por Tato Galerías.

Justo cuando comenzaba a chispear un poco de aguanieve (que ni siquiera se prolongó en el tiempo), llegó la hora de que San Sebastián entrase en la Catedral pero, cual toro del Carnaval, se ‘resistió’ a ello. El hecho es que las puertas de la Seo no estaban abiertas, costó empezar a abrirlas y cuando ya se estaba en ello, no se sabía muy bien cómo había que poner la doble puerta.

Finalmente, se consiguió meterlo para adentro, cogiendo Miguel Ángel García la reliquia de San Sebastián que dio a besar a aquellos que quisieron según fueron entrando. A continuación, hubo una eucaristía para concluir la primera jornada del carrusel festivo que concluirá en Piñata.

El programa de San Sebastián

A partir del jueves 11 (y hasta el viernes 19) se desarrollará en la Seo a partir de las 19.30 horas la novena en honor a San Sebastián, que vendrá acompañada cada día de una misa. La última sesión de la novena, el viernes 19, se aplicará en memoria de los cofrades difuntos. A su conclusión (sobre las 20.15 horas), se hará una ofrenda por la paz y las víctimas de la Guerra de la Independencia en la Brecha de la Plazuela de Herrasti, para prender a continuación a las puertas de la Catedral una gran hoguera.

El sábado 20, día de la festividad de San Sebastián, el programa se iniciará a las 10.45 horas en la casa de José y Carlos Sánchez-Vasconcellos, acudiendo a recoger a la Corporación y de ahí a la Catedral, donde el Obispo Raúl Berzosa presidirá una misa a las 11.00 horas. A su conclusión, llegará el momento de devolver la imagen en procesión a la Iglesia de San Cristóbal.

La Junta General de la Cofradía se celebrará el domingo 14 de enero en el Centro Social de Caja Duero: a las 11.30 horas, en primera convocatoria, y media hora después, en segunda.