Viernes, 19 de octubre de 2018
Ciudad Rodrigo al día

Recta final de la primera fase de renovación de la calle Madrid

CIUDAD RODRIGO | Estos días se generó un gran charco producto una rejilla obstruida

La primera fase de las obras de renovación de la calle Madrid de Ciudad Rodrigo está ya en plena recta final. En la mañana del miércoles, se procedió al retirado del vallado que había entre la Plazuela del Conde y la confluencia de las calles Cadimus y Cuatro Calles, una vez se terminaron de colocar en la mañana del martes los adoquines, las losetas de granito y los guijarros de ese punto.

En la mañana del miércoles, se estuvo trabajando en el remate de ese primer gran tramo comprendido entre la Puerta del Conde y la confluencia con las citadas calles, concretamente en el ‘enlace’ entre la propia calle Madrid y la Plazuela del Conde.

Según avanzó en la mañana del miércoles el delegado de Obras del Ayuntamiento, Joaquín Pellicer, este primer tramo estará concluido por completo el viernes, lo que hará que el patrón de Ciudad Rodrigo, San Sebastián, pueda transitar sin problemas por la vía el próximo domingo en su subida hacia la Catedral de Santa María.

Como ya avanzamos hace unos días en Ciudad Rodrigo Al Día, las obras no se detendrán hasta después de Carnavales tras concluir el primer tramo como estaba inicialmente previsto, sino que el Ayuntamiento continuará a partir del próximo lunes en la zona central de la calle. Exactamente, se va a actuar en la parte comprendida entre la vía en sí y el Palacio de Orive, de donde se van a suprimir los contenedores soterrados existentes, según se apuntó en la mañana del miércoles. Concluido ese lateral se pasará al otro, es decir, al espacio comprendido entre la calzada en sí y las paredes del Almacén de Drogas y edificios anexos.

En torno al tramo de la vía donde está a punto de finalizar la intervención, hay que señalar que en las últimas horas ha circulado por las redes sociales y por el servicio de mensajería Whatsapp una imagen donde se veía un gran charco en la rejilla situada en los primeros metros de la vía.

Según explicó Joaquín Pellicer en la mañana del miércoles, ese charco no responde a ningún ‘defecto’ en las obras realizadas, sino a una obstrucción puntual en la rejilla producto precisamente del arrastre de restos de materiales de las obras. Lo que sí dio pie esa foto del charco es a que alguien se animase a hacer un fotomontaje transformando la calle Madrid en un canal veneciano.