Miércoles, 21 de octubre de 2020

Catalunya 2018. Día de la Independencia

    Ha amanecido un hermoso día de primavera; hasta el tiempo se pone a tono con la fiesta. Carles Puigdemont luce brillantes las botas y la fusta de los domingos y se encuentra sereno y campechano flanqueado por los embajadores de Corea del Norte, Venezuela, Yemen, Kosovo, Osetia del Sur y la extrema derecha belga; es decir, la representación diplomática al completo. Hay también un muchacho que no deja las manos quietas entre el tablet y el acné y no tiene edad ni aspecto de diplomático, pero como vino de Moscú recomendado por Putin no cuesta nada hacerle un hueco en el selfie oficial. Se había invitado a una delegación de China, pero rechazó acudir con el pretexto de que el govern adeuda a los chinos mucho dinero por el millón de esteladas que compraron el 1 de octubre de 2017.     

      Se celebra hoy el primer aniversario de la proclamación oficial de Independencia y, como parte del programa de actos, toca visitar uno de los centros de acogida y formación que constituyen el mayor timbre de gloria del partido en el poder, el JEP (Junts amb ERC, clar que Podem). La República Independiente de Catalunya no repara en gastos a la hora de atender a los colectivos desfavorecidos y promocionar la educación. Un grupo numeroso de inmigrantes musulmanes reciben en estos locales formación laboral y profesional de muy alto nivel, naturalmente en catalán. Para que luego digan que su nacionalismo era xenófobo. Al principio se les instruía en oficios como limpieza pública, carga y descarga, pero con el paso de los meses se han ampliado las materias de estudio y ahora se imparten para ellos cursos acelerados de sanidad, informática e ingeniería. En cierto modo ha influido el que todavía no hayan regresado los miles y miles de técnicos y profesionales del nuevo Estado que, enloquecidos de alegría por el logro de la independencia, corrieron a celebrarla en el extranjero. Los centros formativos para filo-nacionalistas de diversas etnias y colores están instalados en los mejores hoteles de Barcelona. La totalidad de los establecimientos de tres a cinco estrellas se encuentran a disposición del gobierno de Puigdemont sin necesidad de compras ni expropiaciones, simplemente por falta de uso. Hasta tal punto comprenden y aceptan en el extranjero esta política, que los turistas ni siquiera vienen, para no molestar. Por fortuna, en las carreras de letras y humanidades no existe déficit, pues se disfruta del pozo sin fondo de las colecciones de Historia de Jordi Pujol. En cuanto a abogados y jueces, tampoco importa que ya no queden, porque Otegi prestó su sistema de justicia, mucho más expeditivo y menos engorroso que el que impusieron los romanos, los charnegos y los legisladores fachas y españoles. 

     Después del banquete del aniversario (en él se pierde poco tiempo, puesto que los asesores rusos todavía no han completado el programa de reposición de las despensas), ¡al fútbol! Sin sometimientos a Uefas, Fifas ni filfas, la Lliga Catalana puede alardear de ser la única del mundo sin jugadores foráneos. Las alineaciones, claro, están compuestas exclusivamente por mossos y miembros de la escolta personal del president, dado que los antiguos futbolistas no pudieron superar tantos años de contaminación extranjerizante y prefirieron fichar por clubes de otras Ligas. El seleccionador nacional es Xavi Hernández, que desempeña el cargo on line sin moverse de Qatar, ya que se siente en la obligación de seguir contribuyendo a la felicidad del pueblo qatarí, que te vi. En el momento de comenzar el partido del Primer Trofeu Sor Lucía Caram  surge de las gradas del Camp Nou un clamor mezcla de exaltación e impaciencia. Sin duda influye el hecho de que tan pronto como concluya el encuentro, el público se abalanzará a replantar hortalizas en el césped a los acordes del nuevo himno oficial: Els segadors del Barça.     

      En definitiva, esta nueva Catalunya garantiza la diversión, el espíritu de iniciativa y la esforzada competitividad. Por la noche, las calles más céntricas de las principales ciudades se convierten en escenario del campeonato de alborotos. Comenzaron dominando las hordas de Arran, los cachorros de la CUP, pero desde que dejó de funcionar el Metro y ya no puntuan los descarrilamientos, les han igualado los Comitès de Defensa de la República a fuerza de derruir una de las torres de la Sagrada Familia. Sin embargo, no todo va a ser trabajo, buen yantar y sano entretenimiento; la alta cultura también tiene su hueco en el programa republicano. El Liceu de Barcelona ha sustituido las óperas por teatro de calidad. En este primer aniversario se estrena la obra firmada por la lideresa anticapitalista Ana Gabriel titulada "Soc puta, traidora, amargada y malament follada”. Desde que se llevaron sus extravagantes colecciones los patronos de los museos, queda en sus salas muchísimo espacio para exponer las cosas que de verdad interesan y son útiles al poble. Por ejemplo, los objetos conmemorativos de las purgas de Companys y las mejores aportaciones artísticas de sus correligionarios independentistas de Euskadi. Yosu Ternera recopiló una colección interactiva de instrumentos de tortura, y su colega Arnaldo Otegui presidirá la inauguración de una muestra fotográfica de secuestros históricos.     

        Esas son secuencias cotidianas de una Catalunya lliure. Libre al fin del invasor y el inversor extranjeros, de bancos y empresas explotadoras, de turistas, censuras y limitaciones a la expresión y el derecho a decidir: ¡Ja no votarem, collons!