Jueves, 16 de agosto de 2018

Normalidad y gran participación en la histórica jornada electoral catalana

Más de cinco millones y medio de catalanes están llamados a las urnas en estos comicios cruciales para el futuro de España, tras la aplicación del 155

Colas de votantes en Cataluña

Largas colas de votantes esperaban desde primera hora de la mañana la apertura de los colegios electorales en Cataluña, 2.680 centros que han abierto sus puertas a las 9.00 horas para los más de cinco millones y medio de personas que están convocados en estas elecciones autonómicas, a las que concurren 38 candidaturas.

Los catalanes votan en unos comicios calificados de históricos por las diversas peculiaridades que presenta, como que se celebren en un día laborable, ago que no ocurría desde 1982. Un dato que no es, ni de lejos, el más llamativo: Cataluña celebra elecciones con el gobierno de la Generalitat intervenido en virtud del artículo 155 y con 18 de los candidatos investigados en relación con el proceso independentista, de los cuales tres están en prisión (Oriol Junqueras, Joaquim Forn y Jordi Sànchez) y uno permanece huido en Bruselas, el expresidente Carles Puigdemont.

Los sondeos, que analizan la intención de voto centrados en dos 'bloques' -el independentista y el bautizado como 'constitucionalista'-, no terminan de despejar las dudas en una Cataluña donde, más que nunca, la participación y el voto de los indecisos será crucial.

Finalmente, los colegios han abierto a las 9.00 horas sin "incidencias remarcables", según ha explicado el secretario general técnico del Ministerio del Interior, Juan Antonio Puigserver, quien ha explicado que las colas son "difícilmente evitables" al celebrar las elecciones en un día hábil.

Tras votar en Barcelona, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha llamado a la participación masiva "para recuperar el autogobierno y comenzar una nueva fase de oportunidad". Asimismo, ha pedido a las fuerzas políticas que interpreten los resultados de forma constructiva porque "no puede ser que de estas elecciones salga una interpretación que divida al país en dos".

El exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, se ha mostrado confiado en que "en breve" saldrá de la prisión de Estremera, desde donde ha votado por correo. En un mensaje enviado por su mujer a través de su cuenta de Twitter, Junqueras recuerda que se es su cuarto aniversario de boda. "En breve saldrés y os podré abrazar a los tres".

El expresidente Carles Puigdemont, que encabeza la lista de JxCAT, ha señalado en Twitter que hoy se demostrará "de nuevo la fuerza de un pueblo irreductible; que el espíritu del 1 de octubre nos guíe siempre".

Por su parte, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha animado a los catalanes a votar para conseguir "un cambio" en Cataluña y que "mañana comience un futuro de libertad, convivencia, esperanza y unión"

Blindar el escrutinio

Hace días que el Gobierno trata de blindar el escrutinio de esta noche. No sólo se han reforzado técnicamente los sistemas que intervienen en la recogida de datos y la publicación de los resultados provisionales para garantizar la seguridad y limpieza de los comicios.

Además, el Ejecutivo intenta neutralizar el recuento paralelo que pretenden llevar a cabo las fuerzas independentistas y asociaciones como la Asamblea Nacional Catalana. «Es importante remarcar y dejar claro que el único resultado válido, el que tiene todas las garantías, es el que dará la Generalitat», advirtió Enric Millo.

El delegado del Gobierno en Cataluña desveló que, por primera vez y en aras de la «transparencia», la página web que recoge los datos de la votación detallará las actas de cada una de las 8.247 mesas electorales. Una medida excepcional para dejar sin efecto el cuestionamiento del sistema.

En el Gobierno inciden en que no existe riesgo alguno de manipulación de los comicios, que en España el recuento es manual y que se realiza delante de los interventores y apoderados de los partidos políticos. Esos representantes de las formaciones, procedentes de todo el territorio nacional, estarán en los locales de votación desde que se constituyan las mesas hasta que se sellen los sobres con las actas. Tienen la posibilidad de supervisar el proceso y plantear reclamaciones ante cualquier duda que surja.

Debido a los recelos que generan en el independentismo unos comicios convocados por Mariano Rajoy vía artículo 155 de la Constitución, Esquerra prevé contar con una red de cerca de 20.000 apoderados. Será probablemente la representación más abultada de todas. De ellos y del resto de enviados de los partidos espera el Ejecutivo rigor y un comportamiento responsable, porque lo que sí se teme en la Moncloa es que se extienda la sombra de la duda sobre los resultados oficiales y que acabe librándose, probablemente en Internet y en las redes sociales, una batalla de desinformación.

Refuerzo técnico y policial

Para el Gobierno resulta tan relevante impedir que se socave la credibilidad del sistema como repeler intentos de ‘hackeo’ en la noche electoral. Dos asuntos completamente distintos. Sobre el último fenómeno, el ministro del Interior anticipó en la jornada de reflexión que el Gobierno cuenta con «dispositivos especiales» para reaccionar en caso de ciberataques que busquen alterar el funcionamiento del proceso.

La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, ya anunció en el Senado el pasado lunes que se ha solicitado a la alta representante para la Política Exterior y de Seguridad, Federica Mogherini, la colaboración de la Unión Europea para garantizar la ciberseguridad del 21-D.