Desde la Luz

 

Siempre la claridad viene del cielo;

es un don: no se halla entre las cosas

sino muy por encima, y las ocupa

haciendo de ello vida y labor propias.

Así amanece el día; así la noche

cierra el gran aposento de sus sombras

 

El don de la Ebriedad, Claudio Rodríguez.

Miradas desde la Luz

La luz proviene en muchos casos de la mirada y de los espacios continuamente perseguidos, y por ello se relaciona con la altura, la lejanía, lo remoto y con el vuelo. Su existencia está marcada por  las sombras.  

Del mismo modo que en el mito de la caverna platónico, la claridad es aquello que permite distinguir bien las esencias de las cosas; mientras que la sombra está poseída de la ausencia de luz, de igual  modo, la claridad está estrechamente relacionada con  la Verdad y, por tanto, con el conocimiento.

Luz y sombra son, pues, el principal  y deseado objetivo del fotógrafo. A la vez adivinarla desde la mirada es un don. Afirmación que se presenta como una verdad. La claridad, la luz, proviene del día y al alba el sol abraza a la tierra, le da vida y proyecta su vida sobre la naturaleza. La Luz y su interpretación son efectos que iluminan las cosas. En esta afirmación podemos admitir la naturaleza inmaterial de la claridad, porque proviene del cielo,  para crear las sombras cuando incide sobre la tierra.

La luz no se halla entre las cosas sino muy por encima, y las ocupa haciendo de ello vida y labor propias,  Ante  la claridad solo cabe la actitud humilde del agradecimiento, porque la luz es vida, y  pertenece a un nivel superior que el de las cosas materiales, es, por tanto, trascendente; pero su trascendencia no entra en contradicción con el hecho de que se halle presente en el mundo, ocupándolo, recreándolo en la medida en que las cosas participan de ella.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La claridad es trascendente al mundo terreno y continuamente está presente en él.

En afirmación de Claudio Rodríguez… “Así amanece el día; así la noche/ cierra el gran aposento de sus sombras”:  la claridad llega al alba, en un punto de límite, de frontera, de transición.

La noche oscura de búsqueda termina con la llegada del alba: la luz primera, la luz que permite distinguir bien cómo son los objetos.

La luz, entonces, es una afirmación de vida