Martes, 16 de octubre de 2018
Ciudad Rodrigo al día

Pillan a unos individuos de unos 40 años robando bolas de la decoración navideña

CIUDAD RODRIGO | En los primeros días en que ha estado puesta la decoración, han desaparecido varias bolas

Como ya ocurrió el año pasado, en la primera ocasión en que los comerciantes de Ciudad Rodrigo se asociaron por zonas para adornar las vías públicas, no todos los mirobrigenses (y forasteros) comprenden que los elementos colocados son eso, decoración, para darle una mejor imagen a las vías públicas durante estas semanas navideñas.

De este modo, varias personas se han dedicado en las noches en que lleva la decoración puesta, al igual que el año pasado, a robar algunos de los elementos colocados en las vías públicas. Concretamente, el objeto de ‘deseo’ este año son las bolas situadas en la zona de la Plazuela del Buen Alcalde, Julián Sánchez y Cardenal Pacheco.

Como publicamos el día en que se inauguró la decoración, el pasado martes, algunas de esas bolas están colocadas a pie de calle cuando los establecimientos están abiertos, mientras que otras cuelgan de forma permanente de los balcones situados encima de esos locales.

Las bolas a pie de calle han sido objeto de alguna que otra patada como si fueran un balón, pero el ataque principal lo están sufriendo las bolas colgadas, siendo robadas varias de ellas desde la noche del martes.

En la noche del viernes, se volvieron a producir robos o intentos de robo de esas bolas, dándose el caso de que uno de los comerciantes, concretamente el responsable de la Pizzería Tussilago, pilló in fraganti a unos de esos ladrones. Lejos de lo que se pudiera pensar, los autores no eran adolescentes, sino que tenían unos 40 años de edad. El dueño del establecimiento les echó la bronca, y éstos, lejos de caérsele la cara de vergüenza, todavía se encararon con él.

Además de las bolas, también ha habido ‘ataques’ contra otros elementos. Por ejemplo, en la mañana del jueves en la calle Madrid unos señores mayores estaban toqueteando y deshojando una de las coronas navideñas colocadas a lo largo de la vía, según han relatado comerciantes en Facebook. Al estar hechas con ramas y hojas naturales, evidentemente enseguida se deshacen. Al echarle la bronca los comerciantes, uno de esos señores también se encaró.