La calle que recuerda al alcalde, que se enfrentó a la tremenda epidemia de cólera que sufrió Salamanca

Se trata de Juan de la Fuente que, con motivo de esta pandemia en 1885, puso en grave riesgo su salud visitando hospitales y domicilios y dictó acertadas disposiciones para ayudar a los afectados, socorriéndoles muchas veces con sus propios bienes

Se sitúa entre las plazas de Colón y la del Concilio de Trento, adyacente a  la parroquia de San Pablo y el Convento de las Madres Dominicas. 

En su antigüedad y antes de su urbanización con alcantarillado, esta calle era una zona sucia de la ciudad, basurero y estercolero, que canalizaba aguas putrefactas hasta el arroyo de Santo Domingo.

La denominación de Juan de la Fuente (1846-1913),  viene precedida de otra más antigua, como Arroyo de Santo Domingo. Se concedió a quien fuera alcalde de Salamanca en los últimos años del siglo XIX, y recordado por su dedicación a la población salmantina, con motivo de la tremenda epidemia de cólera que sufrió la capital charra en julio agosto y septiembre de 1885, causando grandes estragos entre la población.


Incluso poniendo en grave riesgo su salud, visitó hospitales y domicilios de los más menesterosos y dictó acertadas disposiciones encaminadas a ayudar a los afligidos salmantinos, socorriéndoles muchas veces con sus propios bienes. 

Actualmente este lugar presenta, junto a los servicios sociales del Ayuntamiento de Salamanca, el llamado Centro de Día, un monumento dedicado a Góngora, obra del escultor Severiano Grande, erigida en 1994.

Fotografías 

Frente a las Dueñas, finales de los años 50.

Comedores de la Caridad situados en la calle de Juan de la Fuente en 1955.

Textos extraídos de Callejero Histórico Salmantino.