Sábado, 15 de diciembre de 2018

Manuel Rodeiro presenta Día Triunfal en la Librería Santos Ochoa

La obra es su primer trabajo de ficción después de una larga lista de trabajos relativos al arte o a la música
El autor, junto al responsable de la presentación. Fotos: Alberto Martín.

El escritor gallego Manuel Rodeiro presentaba esta tarde su última obra en la Librería Santos Ochoa. Compositor, escritor y profesor, Rodeiro es profesor en la Escola Superior de Música de Catalunya, además de publicar numerosos volúmenes y artículos en torno a la música y el arte contemporáneo. Sin embargo, faltaba algo en su extensa obra y lo ha logrado con Día Triunfal, su primera obra de ficción tras una larga lista de trabajos relativos al arte y a la música.

Decidió escribir su primera obra de ficción por el debate que ha mantenido a lo largo de su vida entre la música y la literatura. A veces ha intentado conciliar ambos lados artísticos, pero en los últimos años ha pesado más la literatura. “La novela es algo nuevo y sintetiza la escritura en muchas direcciones, ensayos, poesía, fragmentos o diarios. La escritura es mi obsesión”.

Manuel Rodeiro asegura que la literatura lo que le provoca es recorrerse de otra manera, es decir, tratar de indagar en aspectos que uno desconocía de sí mismo.

El título de su novela recuerda el día en el que Fernando Pessoa gestó sus famosos heterónimos de Alberto Caeiro, Ricardo Reis y Álvaro de Campos, aquel día triunfal. Pero también hace alusión “a un propósito vital, a intentar vivir cada día triunfalmente”, asegura Rodeiro.

Este gallego residente en Barcelona reivindica la lengua castellana porque a través de la escritura ha sentido la necesidad de que “un idioma es algo que lo expresa a uno, el idioma también te escribe”. Eso es crucial para este autor. Por eso la vinculación que tiene con el lenguaje es tan fuerte como la que uno tiene con la propia infancia, afirma.

Con la publicación por Editorial Amarante de su primera ficción, Rodeiro dice haber aprendido mucho, sobre todo a cerca de la mirada del otro. Por eso lo que más le enriquecen son las diferentes perspectivas que hacen los lectores sobre su obra.

Fotos: Alberto Martín