Miércoles, 17 de octubre de 2018
Ciudad Rodrigo al día

Los ríos de la comarca incorporan cuatro rampas para peces

Han sido colocadas en el marco del proyecto Life Cipríber en los términos municipales de Navasfrías y Puebla de Yeltes

Rampa en Puebla de Yeltes

El proyecto Life Cipríber que comanda la Confederación Hidrográfica del Duero con la finalidad de proteger y recuperar las poblaciones de especies endémicas de ciprínidos de los ríos Uces, Huebra, Yeltes y Águeda continúa avanzando en su ejecución.

Según dio a conocer en la mañana del martes la Confederación Hidrográfica del Duero, una de las actuaciones en las que se ha estado trabajando en los últimos meses ha sido la habilitación de rampas para peces en azudes y presas tradicionales destinados a riego, abrevado de ganado o abastecimiento.

Gracias a las rampas, desaparece el efecto de aislamiento que generan estos azudes y presas que dividen el río en segmentos, manteniéndose su uso a la par que se favorece que los ciprínidos se muevan libremente por los cursos fluviales. De este modo, se pueden adecuar a los cambios en las condiciones ambientales en busca de hábitats más favorables o por necesidades biológicas como la reproducción.

Como recuerda la Confederación, “está científicamente comprobado que los individuos de las diferentes especies tienen distintos requerimientos de hábitat” dependiendo de su estadio vital, la época del año, las variaciones naturales de caudal, la temperatura o la calidad de agua, “de manera que se hace imprescindible que puedan moverse libremente en búsqueda de condiciones óptimas”.

En una primera fase del proyecto Cipríber, se han construido una veintena de rampas en diversos ríos de la provincia de Salamanca, de los cuales 4 están ubicadas dentro de la comarca de Ciudad Rodrigo. Concretamente, se han habilitado tres rampas en el río Águeda dentro del término municipal de Navasfrías, y otra en Puebla de Yentes en el cauce del río Yeltes.

Las otras 16 rampas se distribuyen de la siguiente forma: tres en el río Uces, dos en Cabeza del Caballo y una en La Zarza de Pumareda; cuatro en el Huebra, en Pozos de Hinojo, Moronta, Barbalos y Berrocal de Huebra; y otras 9 en el cauce del río Yeltes: siete en Villares de Yeltes y dos en Yecla de Yeltes.

Además de favorecer el tránsito de los peces, con las rampas se pretende mejorar el estado de las masas de agua cumpliendo con las obligaciones establecidas en la Directiva Europea Marco del Agua.